Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Domingo 24 de Octubre de 2021

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

Un préstamo que puede salir caro

El comodato permite entregar en préstamo una propiedad o un objeto a una persona de confianza. Es una práctica común entre amigos que se conocen demasiado como para andar pensando en contratos escritos. Pero ¿qué pasa si el beneficiado traiciona su palabra y se niega a devolver lo que no es suyo?

"Usá mi departamento hasta que vuelva de viaje." "Te presto mi casa mientras no la alquile." "Llevate la mesa y tenela hasta que te compres una." De eso se trata el comodato: el préstamo de uso gratuito de un bien por un plazo determinado. El problema aparece cuando el beneficiario no está dispuesto a devolver lo prestado.

Para ilustrar una de las situaciones más comunes de entrega de un bien mueble o inmueble en comodato, pongamos como ejemplo la de una persona que se va de largo viaje de vacaciones o consigue un trabajo por unos años en el exterior y deja su departamento deshabitado. Como tiene miedo de alquilarlo a inquilinos que puedan romperle cosas de valor, prefiere prestárselo a un amigo hasta el día de su regreso.

Entonces, en principio uno entrega al otro el departamento y el segundo se compromete a mantenerlo limpio y ventilado y a hacerse cargo de los gastos a cambio del favor. Con la promesa de que va a devolverlo a su dueño en las mismas condiciones que lo recibió.

Al acordar la entrega, estos amigos eligen entre definirla de palabra o firmar un contrato similar al de alquiler. Si toman este último camino, en el contrato escriben sus nombres, fijan o no un plazo de entrega,y hacen un inventario de los objetos dejados en el inmueble. Si quieren darle más valor puede intervenir un escribano que certifique las firmas. En ese mismo procedimiento o después, los dos pueden firmar un convenio de desocupación que asegure al propietario la restitución sin mayores problemas.

Entre las cualidades propias de este contrato, el propietario y el beneficiado deben saber lo siguiente: El comodato se da siempre a título gratuito. Quiere decir que si existe alguna compensación monetaria, esto cambia la naturaleza del contrato.















El comodato funciona bien cuando el beneficiado por el uso del bien mantiene su palabra. Pero cuando lo dicho o lo escrito se traiciona, aparecen los verdaderos problemas.

¿Y si la persona a la que le presté el inmueble no se quiere ir?
Si se dejó constancia por escrito de la fecha de devolución, se cuenta con un instrumento importantísimo de prueba ante un eventual juicio por desalojo. Si no hay constancia de las fechas, el propietario igualmente podrá hacer valer su voluntad de que el beneficiario abandone el inmueble.

La ley ampara al titular porque no hay contraprestación de dinero. Antes de llegar a la instancia judicial, hay que transmitirle por medio de una carta documento la voluntad de que abandone el inmueble. Si no hay respuesta se podrá iniciar un juicio de desalojo

En casos de desalojo puede optarse antes de recurrir a la vía judicial por el recurso de mediación

La mediación es una suerte de reunión oficiada por un mediador (que es abogado) en la cual las dos partes que intervienen en un conflicto son citadas para lograr llegar a un acuerdo. Se trata de un proceso que puede llevar a una resolución veloz, económica y eficaz del problema en cuestión. Lo allí resuelto es homologado y adquiere el valor de una sentencia judicial. En provincia la mediación es opcional. En Capital es obligatorio.

¿Y si me entrega el inmueble en malas condiciones?
En ese caso habrá que pensar en una acción por daños y perjuicios, pero siempre y cuando el propietario tenga manera de demostrar los daños, por ejemplo a partir de un inventario previo. La constatación puede hacerse al momento de entrega de la llave y en presencia de un escribano. Cualquier certificación posterior de los daños va a tener efecto nulo.

¿Qué consejos hay que tener a la hora de dar un bien en comodato?
Para que la gente no se lleve sorpresas desagradables, es importante decirle que el comodato deja todo un poco librado al azar, pues no reúne las formalidades legales del contrato de alquiler, que es el más completo de los contratos

Por esta razón, se recomienda:
-Firmar el contrato por escrito con fecha de inicio y de vencimiento, por más que se acepte para el comodato la entrega informal de palabra.
-Hacer una certificación de firmas de los que intervienen en el comodato, para que luego ninguno pueda decir “esa firma no es mía”.
-Hacer un inventario de los objetos dejados en el inmueble
-Firmar un convenio de desocupación para definir la aceptación del desalojo.
-El contrato puede contar con una cláusula de rescisión anticipada. Si el propietario exige la restitución del inmueble antes del plazo convenido, debe darle al ocupante un tiempo razonable (30 días) para que lo desaloje.
-Si no se fue al momento del vencimiento del plazo, pedir la validación del convenio de desocupación en la Justicia, para hacer efectivo el desalojo.

Estudio
JURIVIS S.C.


Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Un préstamo que puede salir caro

El comodato permite entregar en préstamo una propiedad o un objeto a una persona de confianza. Es una práctica común entre amigos que se conocen demasiado como para andar pensando en contratos escritos. Pero ¿qué pasa si el beneficiado traiciona su palabra y se niega a devolver lo que no es suyo?

Un préstamo que puede salir caro

"Usá mi departamento hasta que vuelva de viaje." "Te presto mi casa mientras no la alquile." "Llevate la mesa y tenela hasta que te compres una." De eso se trata el comodato: el préstamo de uso gratuito de un bien por un plazo determinado. El problema aparece cuando el beneficiario no está dispuesto a devolver lo prestado.

Para ilustrar una de las situaciones más comunes de entrega de un bien mueble o inmueble en comodato, pongamos como ejemplo la de una persona que se va de largo viaje de vacaciones o consigue un trabajo por unos años en el exterior y deja su departamento deshabitado. Como tiene miedo de alquilarlo a inquilinos que puedan romperle cosas de valor, prefiere prestárselo a un amigo hasta el día de su regreso.

Entonces, en principio uno entrega al otro el departamento y el segundo se compromete a mantenerlo limpio y ventilado y a hacerse cargo de los gastos a cambio del favor. Con la promesa de que va a devolverlo a su dueño en las mismas condiciones que lo recibió.

Al acordar la entrega, estos amigos eligen entre definirla de palabra o firmar un contrato similar al de alquiler. Si toman este último camino, en el contrato escriben sus nombres, fijan o no un plazo de entrega,y hacen un inventario de los objetos dejados en el inmueble. Si quieren darle más valor puede intervenir un escribano que certifique las firmas. En ese mismo procedimiento o después, los dos pueden firmar un convenio de desocupación que asegure al propietario la restitución sin mayores problemas.

Entre las cualidades propias de este contrato, el propietario y el beneficiado deben saber lo siguiente: El comodato se da siempre a título gratuito. Quiere decir que si existe alguna compensación monetaria, esto cambia la naturaleza del contrato.















El comodato funciona bien cuando el beneficiado por el uso del bien mantiene su palabra. Pero cuando lo dicho o lo escrito se traiciona, aparecen los verdaderos problemas.

¿Y si la persona a la que le presté el inmueble no se quiere ir?
Si se dejó constancia por escrito de la fecha de devolución, se cuenta con un instrumento importantísimo de prueba ante un eventual juicio por desalojo. Si no hay constancia de las fechas, el propietario igualmente podrá hacer valer su voluntad de que el beneficiario abandone el inmueble.

La ley ampara al titular porque no hay contraprestación de dinero. Antes de llegar a la instancia judicial, hay que transmitirle por medio de una carta documento la voluntad de que abandone el inmueble. Si no hay respuesta se podrá iniciar un juicio de desalojo

En casos de desalojo puede optarse antes de recurrir a la vía judicial por el recurso de mediación

La mediación es una suerte de reunión oficiada por un mediador (que es abogado) en la cual las dos partes que intervienen en un conflicto son citadas para lograr llegar a un acuerdo. Se trata de un proceso que puede llevar a una resolución veloz, económica y eficaz del problema en cuestión. Lo allí resuelto es homologado y adquiere el valor de una sentencia judicial. En provincia la mediación es opcional. En Capital es obligatorio.

¿Y si me entrega el inmueble en malas condiciones?
En ese caso habrá que pensar en una acción por daños y perjuicios, pero siempre y cuando el propietario tenga manera de demostrar los daños, por ejemplo a partir de un inventario previo. La constatación puede hacerse al momento de entrega de la llave y en presencia de un escribano. Cualquier certificación posterior de los daños va a tener efecto nulo.

¿Qué consejos hay que tener a la hora de dar un bien en comodato?
Para que la gente no se lleve sorpresas desagradables, es importante decirle que el comodato deja todo un poco librado al azar, pues no reúne las formalidades legales del contrato de alquiler, que es el más completo de los contratos

Por esta razón, se recomienda:
-Firmar el contrato por escrito con fecha de inicio y de vencimiento, por más que se acepte para el comodato la entrega informal de palabra.
-Hacer una certificación de firmas de los que intervienen en el comodato, para que luego ninguno pueda decir “esa firma no es mía”.
-Hacer un inventario de los objetos dejados en el inmueble
-Firmar un convenio de desocupación para definir la aceptación del desalojo.
-El contrato puede contar con una cláusula de rescisión anticipada. Si el propietario exige la restitución del inmueble antes del plazo convenido, debe darle al ocupante un tiempo razonable (30 días) para que lo desaloje.
-Si no se fue al momento del vencimiento del plazo, pedir la validación del convenio de desocupación en la Justicia, para hacer efectivo el desalojo.

Estudio
JURIVIS S.C.


Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.