Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Jueves 27 de Enero de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

Tren Metropolitano

La empresa ferroviaria Metropolitano, a cargo de las ex líneas Roca, San Martín y Belgrano sur, esquivó en varias oportunidades y con la venia del Estado, las cláusulas del contrato de concesión. El perjudicado de siempre: el usuario.

El servicio del tramo sur que va de Temperley a Villa Elisa, está abandonado a su suerte. La empresa Metropolitano, concesionaria de las ex líneas Roca, San Martín y Belgrano sur, se había comprometido a brindar este servicio. Pero hoy, por sus vías, sólo pasan trenes de carga. Para los postergados pasajeros de esa zona, viajar de un punto a otro, es una verdadera molestia, un costo adicional y una pérdida de tiempo que no deberían sufrir. Salir de Temperley, bajar en la estación Bosques, tomar el ramal que va a Berazategui, volver a bajar y tomar el tren en dirección a La Plata, que viene desde Constitución por Quilmes. Todo esto podría evitarse si el Estado obligara a la empresa a cumplir lo convenido. ¿Qué otra alternativa de viaje tiene este pasajero? Tomarse alguno de los colectivos que recorren ese trayecto. Curiosamente, las líneas beneficiadas pertenecen al mismo grupo ferroviario, como es el caso de la compañía de transportes Río de la Plata, que explota las líneas de colectivos 129, 414 y 415, de Bosques a La Plata. Como corolario del proceso de Reforma del Estado, el decreto 1143 de 1991 puso en marcha el otorgamiento de la concesión de ferrocarriles y subterráneos. En 1994, Metropolitano consiguió la explotación de las ex líneas Belgrano Sur, Roca y San Martín. Con un transporte de más de 200 millones de pasajeros al año, es la empresa ferroviaria con mayor caudal de pasajeros del país.
Ya desde su licitación, la empresa se vio envuelta en una serie de irregularidades. La resolución 884, firmada por el ex ministro de economía Domingo Cavallo, dejó a Metropolitano fuera de la licitación por no resultar calificada. No obstante, la empresa ganó y obtuvo los mismos beneficios que las otras concesionarias ferroviarias. El Estado debía subsidiarla, a cambio del compromiso de pago de un canon y de la realización de inversiones para mejorar la calidad del servicio. Apenas se hizo cargo de los ramales, Metropolitano, instrumentó un severo ajuste que dejó a casi cien mil empleados en la calle, los inmuebles ferroviarios vendidos y el desguace y posterior remate de las locomotoras, vagones, vías y durmientes. Por su parte, el Estado colaboró con la empresa eximiéndola del pago del canon pactado en 82 millones de dólares, gracias a las ´Modificaciones al programa de inversiones´. Pero el Estado no renunció al subsidio de 74.119.696 de pesos por los diez años de la concesión. Inversiones a cargo del usuario Emulando al reino del revés, para Metropolitano, los usuarios son los encargados de solventar las mejoras del servicio. En mayo de 2001, la empresa obtuvo el permiso para aumentar las tarifas, con la condición de destinar el excedente resultante, para la realización de inversiones. Estaba previsto que ese dinero se depositara en un fondo fiduciario oficial, cosa que no se hizo. A partir de una denuncia del Defensor del Pueblo de la Nación, en junio de 2001, el juez Osvaldo Guglielmino obligó a la empresa a reducir en diez centavos los boletos de las tres primeras secciones, hasta tanto se realizaran las inversiones acordadas. Al poco tiempo, se destrabó la restricción y el boleto volvió a subir.
Promesas incumplidas Electrificación postergada Además del tramo de la ex línea Roca de Temperley a la Plata, Metropolitano dejó otras promesas en la vía. Como la electrificación del sector comprendido entre Glew y Alejandro Korn, que se comprometió a tener lista para el quinto año de la concesión. Ya pasaron dos años del vencimiento del plazo, pero la electrificación no llegó. Ramal abandonado Tampoco cumplió con la reactivación y explotación del ramal A. Korn - San Vicente clausurado hace 20 años, acordado en el contrato de concesión original. Esto sin duda, porque dicho trayecto es poco rentable para los fines comerciales de la empresa. Seguridad cuestionada La empresa delega la seguridad en el Estado, quien le paga reembolsos por la seguridad adicional contratada por ella. El personal de seguridad privada se destina, más que a la protección en andenes y trenes, a cuidar que ningún pasajero se escurra sin su boleto. Renegociemos En diciembre de 1999, el Estado dispuso renegociar el contrato con Metropolitano, sorprendentemente, dos años antes del vencimiento del plazo. A pesar de los sucesivos incumplimientos, la renovación de la concesión se extendió por 20 años más. Al margen de la anticipación con que se hizo, la renegociación estuvo un tiempo demorada en la Secretaría de Transporte, por las denuncias de Ormas por ´defraudaciones y vaciamiento de la empresa y el retiro de fondos al exterior´ al otro accionista importante del grupo, Trainmet. La causa está en manos de la jueza en lo comercial María Elsa Uzal.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Tren Metropolitano

La empresa ferroviaria Metropolitano, a cargo de las ex líneas Roca, San Martín y Belgrano sur, esquivó en varias oportunidades y con la venia del Estado, las cláusulas del contrato de concesión. El perjudicado de siempre: el usuario.

Tren Metropolitano
El servicio del tramo sur que va de Temperley a Villa Elisa, está abandonado a su suerte. La empresa Metropolitano, concesionaria de las ex líneas Roca, San Martín y Belgrano sur, se había comprometido a brindar este servicio. Pero hoy, por sus vías, sólo pasan trenes de carga. Para los postergados pasajeros de esa zona, viajar de un punto a otro, es una verdadera molestia, un costo adicional y una pérdida de tiempo que no deberían sufrir. Salir de Temperley, bajar en la estación Bosques, tomar el ramal que va a Berazategui, volver a bajar y tomar el tren en dirección a La Plata, que viene desde Constitución por Quilmes. Todo esto podría evitarse si el Estado obligara a la empresa a cumplir lo convenido. ¿Qué otra alternativa de viaje tiene este pasajero? Tomarse alguno de los colectivos que recorren ese trayecto. Curiosamente, las líneas beneficiadas pertenecen al mismo grupo ferroviario, como es el caso de la compañía de transportes Río de la Plata, que explota las líneas de colectivos 129, 414 y 415, de Bosques a La Plata. Como corolario del proceso de Reforma del Estado, el decreto 1143 de 1991 puso en marcha el otorgamiento de la concesión de ferrocarriles y subterráneos. En 1994, Metropolitano consiguió la explotación de las ex líneas Belgrano Sur, Roca y San Martín. Con un transporte de más de 200 millones de pasajeros al año, es la empresa ferroviaria con mayor caudal de pasajeros del país.
Ya desde su licitación, la empresa se vio envuelta en una serie de irregularidades. La resolución 884, firmada por el ex ministro de economía Domingo Cavallo, dejó a Metropolitano fuera de la licitación por no resultar calificada. No obstante, la empresa ganó y obtuvo los mismos beneficios que las otras concesionarias ferroviarias. El Estado debía subsidiarla, a cambio del compromiso de pago de un canon y de la realización de inversiones para mejorar la calidad del servicio. Apenas se hizo cargo de los ramales, Metropolitano, instrumentó un severo ajuste que dejó a casi cien mil empleados en la calle, los inmuebles ferroviarios vendidos y el desguace y posterior remate de las locomotoras, vagones, vías y durmientes. Por su parte, el Estado colaboró con la empresa eximiéndola del pago del canon pactado en 82 millones de dólares, gracias a las ´Modificaciones al programa de inversiones´. Pero el Estado no renunció al subsidio de 74.119.696 de pesos por los diez años de la concesión. Inversiones a cargo del usuario Emulando al reino del revés, para Metropolitano, los usuarios son los encargados de solventar las mejoras del servicio. En mayo de 2001, la empresa obtuvo el permiso para aumentar las tarifas, con la condición de destinar el excedente resultante, para la realización de inversiones. Estaba previsto que ese dinero se depositara en un fondo fiduciario oficial, cosa que no se hizo. A partir de una denuncia del Defensor del Pueblo de la Nación, en junio de 2001, el juez Osvaldo Guglielmino obligó a la empresa a reducir en diez centavos los boletos de las tres primeras secciones, hasta tanto se realizaran las inversiones acordadas. Al poco tiempo, se destrabó la restricción y el boleto volvió a subir.
Promesas incumplidas Electrificación postergada Además del tramo de la ex línea Roca de Temperley a la Plata, Metropolitano dejó otras promesas en la vía. Como la electrificación del sector comprendido entre Glew y Alejandro Korn, que se comprometió a tener lista para el quinto año de la concesión. Ya pasaron dos años del vencimiento del plazo, pero la electrificación no llegó. Ramal abandonado Tampoco cumplió con la reactivación y explotación del ramal A. Korn - San Vicente clausurado hace 20 años, acordado en el contrato de concesión original. Esto sin duda, porque dicho trayecto es poco rentable para los fines comerciales de la empresa. Seguridad cuestionada La empresa delega la seguridad en el Estado, quien le paga reembolsos por la seguridad adicional contratada por ella. El personal de seguridad privada se destina, más que a la protección en andenes y trenes, a cuidar que ningún pasajero se escurra sin su boleto. Renegociemos En diciembre de 1999, el Estado dispuso renegociar el contrato con Metropolitano, sorprendentemente, dos años antes del vencimiento del plazo. A pesar de los sucesivos incumplimientos, la renovación de la concesión se extendió por 20 años más. Al margen de la anticipación con que se hizo, la renegociación estuvo un tiempo demorada en la Secretaría de Transporte, por las denuncias de Ormas por ´defraudaciones y vaciamiento de la empresa y el retiro de fondos al exterior´ al otro accionista importante del grupo, Trainmet. La causa está en manos de la jueza en lo comercial María Elsa Uzal.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.