Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Jueves 18 de Julio de 2019

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014
-1

No apto para administrar bienes propios

Hay personas que gastan a cuenta y comprometen no sólo su presente, sino también su futuro y el de sus familias. No se los puede considerar dementes, puesto que son mentalmente sanos. Pero tienen alguna limitación que los inhabilita para administrar sus bienes. ¿Quién puede hacerse cargo de proteger su persona y su patrimonio?

No están locos. No son insanos, pero sienten un vértigo especial por tirar manteca al techo cuando la manteca escasea. No saben de ahorros ni mesuras, dilapidan lo que tienen en el juego, se pierden en alcohol o drogas o, en cierto momento de sus vidas, algo o alguien los empuja a despilfarrar aquello que tanto sacrificio les costó atesorar. En esa carrera hacia el abismo arrastran también a sus familias y seres queridos. Gastan lo que no tienen, firman pagarés como si fueran autógrafos, se endeudan y acumulan demandas judiciales, comprometiendo su suerte y la de los suyos. Ante esta situación irreversible, en la que un pariente, esposo o amigo ve cómo una persona cercana a sus afectos se hunde al ritmo que se desploma su patrimonio, surge la necesidad de que sea otro quien se encargue de protegerlo y administrar sus bienes. Pero, ¿dónde se contempla esta posibilidad?, ¿quién puede ser apoderado del inhabilitado?, ¿dónde hay que solicitar esta autorización? ¿Quiénes pueden quedar inhabilitados para administrar sus bienes? Las personas que se encuentren en inferioridad de condiciones para decidir sobre su patrimonio requieren de la atención de un curador, capaz de controlar sus actos de administración. De acuerdo con el artículo 152 bis del Código Civil, los inhabilitados pueden ser de tres tipos: a) Las víctimas de adicciones (alcohol, estupefacientes), que por su enfermedad puedan ocasionar perjuicios a su persona o patrimonio. b) Los disminuidos en sus facultades que, sin llegar a ser dementes, queden expuestos a riesgos sobre ellos mismos o sus bienes. c) Quienes despilfarren su patrimonio al punto de comprometer la seguridad económica de su familia. Sólo se los inhabilitará si tienen familia o esposo/a y hubieran derrochado parte importante de sus bienes. ¿Cómo se prueba la inhabilitación? ´AbogadoDebe probarse el acto objetivo de que esa persona está dilapidando sus ahorros o que en el balance contable son más los egresos que los ingresos. No basta con demostrar la persistencia de un vicio para despojarlo del control de sus bienes. “Si alguien gasta la mitad de su sueldo en las apuestas de carreras de caballos pero le alcanza con la otra mitad para vivir, no se lo puede considerar inhábil, ya que mientras no comprometa su futuro y el de los suyos, es dueño de hacer con su dinero lo que quiera”, expresó el abogado civilista Alejandro Yapur. ¿Quiénes están autorizados para controlar su patrimonio? Cuando la persona es conciente de las limitaciones que le trae su enfermedad, puede acordar con alguien de su entorno para que se haga cargo de administrar sus actos jurídicos. De otro modo, el esposo/a o familiar puede solicitar a la Justicia (Civil, en la Ciudad de Buenos Aires, de Familia, en Provincia) la declaración de inhabilidad y una autorización especial para tomar el control integral o parcial de esa persona. “El juez dispone la intervención del cuerpo médico forense para evaluar si existe alguna patología que justifique la inhabilitación y nombra a un curador provisorio hasta la sentencia. La familia, si lo desea, puede aportar un consultor técnico de su confianza. Luego el juez hará un dictamen en el que designará a un curador definitivo”, afirmó a Defiéndase la titular del Juzgado Nacional en lo Civil Nº 12, Marcela Pérez Pardo. El curador está a cargo no sólo del patrimonio del inhabilitado sino también de su persona, para evitar cualquier perjuicio o daño hacia él o terceros. Este curador podrá buscarse dentro o fuera de la familia. El juez puede designar un curador oficial cuando se sospeche que en el círculo íntimo del inhabilitado existen intereses económicos por encima de los afectivos. “En ciertos casos conflictivos se admite la división de curadores, para que uno se haga responsable de los bienes y otro de la persona”, señaló Pérez Pardo. ¿Tienen cierta libertad para hacer emprendimientos personales? A diferencia de los incapaces por demencia, contemplados por el artículo 141 del Código, cuya firma sobre cualquier documento carece de valor alguno, en el caso de los inhabilitados, éstos tienen libertades para hacer todo cuanto no esté restringido por la sentencia judicial y pueden disponer de sus bienes, siempre y cuando obtengan el consentimiento del curador designado.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

No apto para administrar bienes propios

Hay personas que gastan a cuenta y comprometen no sólo su presente, sino también su futuro y el de sus familias. No se los puede considerar dementes, puesto que son mentalmente sanos. Pero tienen alguna limitación que los inhabilita para administrar sus bienes. ¿Quién puede hacerse cargo de proteger su persona y su patrimonio?

<celeste>No apto para administrar <azul> bienes propios
No están locos. No son insanos, pero sienten un vértigo especial por tirar manteca al techo cuando la manteca escasea. No saben de ahorros ni mesuras, dilapidan lo que tienen en el juego, se pierden en alcohol o drogas o, en cierto momento de sus vidas, algo o alguien los empuja a despilfarrar aquello que tanto sacrificio les costó atesorar. En esa carrera hacia el abismo arrastran también a sus familias y seres queridos. Gastan lo que no tienen, firman pagarés como si fueran autógrafos, se endeudan y acumulan demandas judiciales, comprometiendo su suerte y la de los suyos. Ante esta situación irreversible, en la que un pariente, esposo o amigo ve cómo una persona cercana a sus afectos se hunde al ritmo que se desploma su patrimonio, surge la necesidad de que sea otro quien se encargue de protegerlo y administrar sus bienes. Pero, ¿dónde se contempla esta posibilidad?, ¿quién puede ser apoderado del inhabilitado?, ¿dónde hay que solicitar esta autorización? ¿Quiénes pueden quedar inhabilitados para administrar sus bienes? Las personas que se encuentren en inferioridad de condiciones para decidir sobre su patrimonio requieren de la atención de un curador, capaz de controlar sus actos de administración. De acuerdo con el artículo 152 bis del Código Civil, los inhabilitados pueden ser de tres tipos: a) Las víctimas de adicciones (alcohol, estupefacientes), que por su enfermedad puedan ocasionar perjuicios a su persona o patrimonio. b) Los disminuidos en sus facultades que, sin llegar a ser dementes, queden expuestos a riesgos sobre ellos mismos o sus bienes. c) Quienes despilfarren su patrimonio al punto de comprometer la seguridad económica de su familia. Sólo se los inhabilitará si tienen familia o esposo/a y hubieran derrochado parte importante de sus bienes. ¿Cómo se prueba la inhabilitación? ´AbogadoDebe probarse el acto objetivo de que esa persona está dilapidando sus ahorros o que en el balance contable son más los egresos que los ingresos. No basta con demostrar la persistencia de un vicio para despojarlo del control de sus bienes. “Si alguien gasta la mitad de su sueldo en las apuestas de carreras de caballos pero le alcanza con la otra mitad para vivir, no se lo puede considerar inhábil, ya que mientras no comprometa su futuro y el de los suyos, es dueño de hacer con su dinero lo que quiera”, expresó el abogado civilista Alejandro Yapur. ¿Quiénes están autorizados para controlar su patrimonio? Cuando la persona es conciente de las limitaciones que le trae su enfermedad, puede acordar con alguien de su entorno para que se haga cargo de administrar sus actos jurídicos. De otro modo, el esposo/a o familiar puede solicitar a la Justicia (Civil, en la Ciudad de Buenos Aires, de Familia, en Provincia) la declaración de inhabilidad y una autorización especial para tomar el control integral o parcial de esa persona. “El juez dispone la intervención del cuerpo médico forense para evaluar si existe alguna patología que justifique la inhabilitación y nombra a un curador provisorio hasta la sentencia. La familia, si lo desea, puede aportar un consultor técnico de su confianza. Luego el juez hará un dictamen en el que designará a un curador definitivo”, afirmó a Defiéndase la titular del Juzgado Nacional en lo Civil Nº 12, Marcela Pérez Pardo. El curador está a cargo no sólo del patrimonio del inhabilitado sino también de su persona, para evitar cualquier perjuicio o daño hacia él o terceros. Este curador podrá buscarse dentro o fuera de la familia. El juez puede designar un curador oficial cuando se sospeche que en el círculo íntimo del inhabilitado existen intereses económicos por encima de los afectivos. “En ciertos casos conflictivos se admite la división de curadores, para que uno se haga responsable de los bienes y otro de la persona”, señaló Pérez Pardo. ¿Tienen cierta libertad para hacer emprendimientos personales? A diferencia de los incapaces por demencia, contemplados por el artículo 141 del Código, cuya firma sobre cualquier documento carece de valor alguno, en el caso de los inhabilitados, éstos tienen libertades para hacer todo cuanto no esté restringido por la sentencia judicial y pueden disponer de sus bienes, siempre y cuando obtengan el consentimiento del curador designado.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.