Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Viernes 28 de Enero de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

Mi aseguradora pidió la liquidación ¿Y ahora qué?

Con el derrumbe de la compañía de seguros de autos, el cliente corre el riesgo de hundirse también. Porque desconoce que ante un juicio por siniestro y con la empresa en plan de liquidación, tendrá que afrontar con su patrimonio los daños que ocasionó. Lo mejor es informarse.

¿Qué protección tengo si mi aseguradora entra en liquidación? El asegurado común no tendrá mayores problemas. Solo deberá hacer el cambio a otra compañía. El drama es de aquellos asegurados que fueron a juicio demandados por terceros y también de los terceros a los que la aseguradora tendría que pagar. Las compañías de seguros no cuentan con un fondo que resguarde a los clientes que sufrieron siniestros ante un eventual cierre de sus puertas. Al entrar en liquidación y hallándose en dificultades para pagar, es el asegurado quien debe responder con sus propios bienes si el juicio le resultara desfavorable. Cuando la compañía se cae, el tercero tiene la posibilidad de accionar contra el que considere más solvente, pues tanto la empresa como el asegurado responden sobre el total. ¿Qué puede hacer el asegurado? Deberá presentarse en el proceso de liquidación, para tratar de cobrar con los activos de la empresa, la suma que se reparta entre los demandantes. La Superintendencia de Seguros de la Nación, designa a un liquidador y el proceso se realiza en la misma sede. Es conveniente que en esta instancia solicite la ayuda de un abogado para que defienda sus intereses. El turno del asegurado llegará recién después de que cobren los empleados de la compañía. Cuando los pasivos superan a los activos o éstos no alcanzan para pagar los juicios, la posibilidad de cobrar es nula. ¿Puede el asegurado accionar contra la reaseguradora? La reaseguradora interviene cuando los daños por siniestros son elevadas, 50 mil o 100 mil pesos, depende el contrato. El demandado podría llegar a reclamar a la reaseguradora si se superasen esas sumas, pero el éxito de la demanda es dudoso y dependerá del contrato que establecieron ambas compañías entre sí. Por lo general, la relación comercial termina al momento de la liquidación. ¿Y si el asegurado es insolvente? El demandante puede solicitar la inhibición general de bienes del demandado. Pero la sentencia no podría hacerse efectiva, porque no se llegaría a cobrar. Es obvio que esta persona debió haberse mostrado insolvente antes de iniciada la demanda en su contra. ¿Puede presentar una acción de amparo? Como poder, puede. Pero es muy probable que el juez termine por desestimarla. ¿Puede el damnificado recurrir a Defensa del Consumidor? El acuerdo contractual entre el asegurado y la empresa está dentro de la relación comercial, por lo que estaría contemplado por la ley 24.240 de Defensa del Consumidor. Sin embargo, en el caso de las compañías de seguros, existe una normativa específica para las mismas y un organismo contralor que es la Superintendencia de Seguros. Cuando la firma entra en proceso de liquidación ´la Secretaría puede sancionarla porque afectó al conjunto social. No obstante, el asegurado no se beneficia, porque de esa multa no se lleva nada y por otra parte, dicha sanción le estaría restando patrimonio a la empresa en perjuicio de los demandantes´, aclaró el doctor Carlos Vanella, Director de la Secretaría de Defensa del Consumidor. ¿Cómo puedo prevenirme del derrumbe de una compañía? Si tiene dudas sobre la situación financiera de su aseguradora o si todavía no la eligió, puede averiguar estos datos en la Superintendencia de Seguros de la Nación. Allí, personal especializado lo informará de los últimos balances de la empresa y de su posición en el mercado. Esto no siempre puede ser una garantía. Una circular difundida por la Superintendencia en febrero de 2000, ubicaba a Omega S.A. entre las seis empresas mejor posicionadas en el mercado del seguro automotor. En marzo de 2001, Omega pidió su autoliquidación y sus directivos afirmaron que no tienen dinero para afrontar los juicios. Más de 140 empresas de seguros cerraron sus puertas en los últimos diez años. La forma sorpresiva y silenciosa en la que se derrumbaron, dejó un tendal de más de 75.000 juicios. Tenga a un abogado de su lado Si un choque devino en juicio, lo más aconsejable es que usted no se conforme con el abogado de la compañía. Este velará por los intereses de aquella, que también pueden coincidir con los suyos. Pero cuando la empresa se cae, usted no tendrá quién lo defienda.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Mi aseguradora pidió la liquidación ¿Y ahora qué?

Con el derrumbe de la compañía de seguros de autos, el cliente corre el riesgo de hundirse también. Porque desconoce que ante un juicio por siniestro y con la empresa en plan de liquidación, tendrá que afrontar con su patrimonio los daños que ocasionó. Lo mejor es informarse.

Mi aseguradora pidió la liquidación <celeste>¿Y ahora qué?
¿Qué protección tengo si mi aseguradora entra en liquidación? El asegurado común no tendrá mayores problemas. Solo deberá hacer el cambio a otra compañía. El drama es de aquellos asegurados que fueron a juicio demandados por terceros y también de los terceros a los que la aseguradora tendría que pagar. Las compañías de seguros no cuentan con un fondo que resguarde a los clientes que sufrieron siniestros ante un eventual cierre de sus puertas. Al entrar en liquidación y hallándose en dificultades para pagar, es el asegurado quien debe responder con sus propios bienes si el juicio le resultara desfavorable. Cuando la compañía se cae, el tercero tiene la posibilidad de accionar contra el que considere más solvente, pues tanto la empresa como el asegurado responden sobre el total. ¿Qué puede hacer el asegurado? Deberá presentarse en el proceso de liquidación, para tratar de cobrar con los activos de la empresa, la suma que se reparta entre los demandantes. La Superintendencia de Seguros de la Nación, designa a un liquidador y el proceso se realiza en la misma sede. Es conveniente que en esta instancia solicite la ayuda de un abogado para que defienda sus intereses. El turno del asegurado llegará recién después de que cobren los empleados de la compañía. Cuando los pasivos superan a los activos o éstos no alcanzan para pagar los juicios, la posibilidad de cobrar es nula. ¿Puede el asegurado accionar contra la reaseguradora? La reaseguradora interviene cuando los daños por siniestros son elevadas, 50 mil o 100 mil pesos, depende el contrato. El demandado podría llegar a reclamar a la reaseguradora si se superasen esas sumas, pero el éxito de la demanda es dudoso y dependerá del contrato que establecieron ambas compañías entre sí. Por lo general, la relación comercial termina al momento de la liquidación. ¿Y si el asegurado es insolvente? El demandante puede solicitar la inhibición general de bienes del demandado. Pero la sentencia no podría hacerse efectiva, porque no se llegaría a cobrar. Es obvio que esta persona debió haberse mostrado insolvente antes de iniciada la demanda en su contra. ¿Puede presentar una acción de amparo? Como poder, puede. Pero es muy probable que el juez termine por desestimarla. ¿Puede el damnificado recurrir a Defensa del Consumidor? El acuerdo contractual entre el asegurado y la empresa está dentro de la relación comercial, por lo que estaría contemplado por la ley 24.240 de Defensa del Consumidor. Sin embargo, en el caso de las compañías de seguros, existe una normativa específica para las mismas y un organismo contralor que es la Superintendencia de Seguros. Cuando la firma entra en proceso de liquidación ´la Secretaría puede sancionarla porque afectó al conjunto social. No obstante, el asegurado no se beneficia, porque de esa multa no se lleva nada y por otra parte, dicha sanción le estaría restando patrimonio a la empresa en perjuicio de los demandantes´, aclaró el doctor Carlos Vanella, Director de la Secretaría de Defensa del Consumidor. ¿Cómo puedo prevenirme del derrumbe de una compañía? Si tiene dudas sobre la situación financiera de su aseguradora o si todavía no la eligió, puede averiguar estos datos en la Superintendencia de Seguros de la Nación. Allí, personal especializado lo informará de los últimos balances de la empresa y de su posición en el mercado. Esto no siempre puede ser una garantía. Una circular difundida por la Superintendencia en febrero de 2000, ubicaba a Omega S.A. entre las seis empresas mejor posicionadas en el mercado del seguro automotor. En marzo de 2001, Omega pidió su autoliquidación y sus directivos afirmaron que no tienen dinero para afrontar los juicios. Más de 140 empresas de seguros cerraron sus puertas en los últimos diez años. La forma sorpresiva y silenciosa en la que se derrumbaron, dejó un tendal de más de 75.000 juicios. Tenga a un abogado de su lado Si un choque devino en juicio, lo más aconsejable es que usted no se conforme con el abogado de la compañía. Este velará por los intereses de aquella, que también pueden coincidir con los suyos. Pero cuando la empresa se cae, usted no tendrá quién lo defienda.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.