Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Jueves 27 de Enero de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

Metropolitano. La tragedia viaja en tren

Un hombre que viajaba en la ex línea San Martín, cayó del tren y perdió un brazo cuando la formación cruzó por un puente angosto. No fue una imprudencia del pasajero por viajar colgado del estribo. Fue culpa del pésimo servicio que brinda Metropolitano.

Fabián Bravo subió al tren, como todas las mañanas, en la estación San Miguel de la ex línea San Martín. Se había levantado con bastante tiempo, porque sabía que el tren que toma nunca tiene horario; de nada le hubiera servido fijarse el día anterior en la planilla o preguntarle al empleado en ventanilla a qué hora pasa. Porque todo el mundo sabe que pasa cuando quiere, cuando no se rompe, cuando no atropella a alguien en el camino. Y que cuando llega, el sufrido pasajero se tiene que subir igual, como sea, a empujones, a presión, tragándose la humillación y la indignación de cada día. Porque el próximo puede tardar una hora, venir más lleno, o no venir. Fabián conocía estos padecimientos y fue testigo del deterioro del ferrocarril en los 14 años que hace que toma el San Martín para ir a la fábrica de pastas que lo emplea, en Palermo. Y por eso, apenas lo vio asomarse desde el andén, no tuvo más opción que subirse, aunque estaba atestado de gente y la prudencia hubiera indicado que esperase el siguiente. Viajó colgado del estribo, como todas las mañanas, hasta la estación Palermo. Pero esta vez su camino fue más corto. Cerca de la estación William Morris, lo tomó por sorpresa un puente metálico estrecho y, sin darle tiempo a esconderse – como hicieron los demás -, los arrancó de la formación, a él y a su brazo izquierdo. Por el golpe y la caída, Fabián perdió un brazo y sufrió fractura expuesta de pelvis. Está internado desde hace dos días en el Instituto Interzonal de Agudos de Haedo y su estado es crítico. Tiene 33 años, una esposa embarazada y 7 hijos. No es la primera ni será la última tragedia en la lista negra de Metropolitano. Mientras el servicio siga sin brindar las condiciones mínimas de seguridad a sus pasajeros, habrá que lamentar más casos irreparables. Hay varias razones para definir como pésimo el servicio que brinda la empresa Metropolitano, concesionaria de la ex línea San Martín, además de las ex Roca y Belgrano Sur. Las denuncias de los pasajeros recibidas por el ente regulador del transporte (CNRT) destacan:
• Incumplimiento de horarios. • Suspensiones del servicio. • Falta de limpieza en andenes y vagones. • Baños sucios o cerrados con candado. • Inseguridad: robos, agresiones en las formaciones. • Vendedores ambulantes, mendigos, etc. • Escasez de ventanillas de boletería. • Inaccesibilidad para personas ancianas o con discapacidad. Llama la atención, sin embargo, que las denuncias hechas a la CNRT hayan sido sólo 265 en enero y 411 en febrero de este año, teniendo en cuenta que la empresa transporta (según datos de su sitio oficial en internet) 18 millones de pasajeros al mes, y que basta con acercar un micrófono o un grabador para que se agolpen las voces de protesta. Consultado por este tema, Horacio Faggiani, coordinador de Seguridad Ferroviaria de la CNRT, expresó que las pocas denuncias “se deben a que la gente se cansa, como nos cansamos nosotros y por eso vinimos a intensificar los controles”. Cabe destacar que la responsabilidad de supervisar la calidad del transporte es precisamente de la misma CNRT. Esta mañana, a las 9.30, unos 30 agentes del ente regulador esperaban indicaciones en la terminal Retiro del ex San Martín para subir al tren y realizar los controles que, según Faggiani, “nunca dejaron de hacerse”, aunque “ahora se intensificaron en respuesta a la demanda de la sociedad”, y como consecuencia “del accidente que sufrió días atrás un pasajero”. La realidad es que este accidente tomó estado público en los medios televisivos y de prensa, pero de ningún modo es el único. Según informes que las mismas líneas ferroviarias envían a la CNRT, muere en promedio una persona por día a causa del tren, por accidentes en los pasos a nivel, suicidios, o caída desde las formaciones y los andenes. Consultado por Defiéndase sobre si Metropolitano sufre sanciones por la mala calidad del servicio que presta, Faggiani señaló que “la multa es variada, y llega a cientos de miles de pesos al mes”. A la pregunta de si la empresa paga esas multas, la respuesta fue “No”.
Defiéndase se comunicó por primera vez hace 10 días (varios antes del accidente de Bravo) con el gerente de Relaciones Públicas de Metropolitano, Fernando Jantus, para que diera sus explicaciones la empresa. Jantus no quiso responder a las preguntas del cronista en forma directa y pidió que le fueran enviadas por correo electrónico. Dicha respuesta nunca llegó, como tampoco la contestación de los varios mensajes dejados en su teléfono celular. En medios televisivos, Jantus explicó que el problema de las demoras del servicio se debe a las 15 locomotoras japonesas que le fueron embargadas porque la empresa dejó de pagar las cuotas durante la crisis de 2002. 6 de ellas pertenecían a la ex línea Roca y 9 a la ex San Martín, lo que explicaría las demoras. Jantus señaló que la empresa se comprometió a restablecer la frecuencia horario para mayo o junio próximos. El mismo intento de Defiéndase por conseguir una respuesta de las autoridades del gobierno, se vio frustrado tras haber llamado sin éxito en reiteradas ocasiones a la Secretaría de Transporte de la Nación, autoridad encargada de aplicar las sanciones a las empresas que incumplen el servicio. Mientras se escribe esta nota, los agentes de la CNRT están viajando de Retiro a San Miguel para tomar nota del estado calamitoso de los trenes. Ayer el gobierno nacional intimó a Metropolitano a reanudar el servicio en las condiciones normales, y estudia la posibilidad de rescindirle el contrato de concesión. En Retiro, una señora que bajaba del tren, encaró a los inspectores de la CNRT a punto de subirse al vagón y les dijo que: “no alcanza con venir un día a controlar el servicio, que funciona así desde hace más de dos años, sólo porque ahora el tema está en los medios”. Los agentes la escucharon en silencio. La mujer se retiró y dejó flotando en el aire la sensación de que todo va a seguir igual de mal cuando la lente de la cámara apunte hacia otro lado. 19/04. Nota: Anteanoche falleció en el Hospital Interzonal de Haedo, el pasajero Fabián Bravo, de 33 años, que cayó del tren de la ex línea San Martín la semana pasada, cuando la formación cruzaba por un puente cerca de la estación William Morris. El viernes último – 16/04 – otro pasajero, esta vez un chico de 14 años, murió al caerse del tren de los cartoneros de la ex línea Roca, que también administra Metropolitano.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Metropolitano. La tragedia viaja en tren

Un hombre que viajaba en la ex línea San Martín, cayó del tren y perdió un brazo cuando la formación cruzó por un puente angosto. No fue una imprudencia del pasajero por viajar colgado del estribo. Fue culpa del pésimo servicio que brinda Metropolitano.

<celeste>Metropolitano. <azul>La tragedia viaja en tren
Fabián Bravo subió al tren, como todas las mañanas, en la estación San Miguel de la ex línea San Martín. Se había levantado con bastante tiempo, porque sabía que el tren que toma nunca tiene horario; de nada le hubiera servido fijarse el día anterior en la planilla o preguntarle al empleado en ventanilla a qué hora pasa. Porque todo el mundo sabe que pasa cuando quiere, cuando no se rompe, cuando no atropella a alguien en el camino. Y que cuando llega, el sufrido pasajero se tiene que subir igual, como sea, a empujones, a presión, tragándose la humillación y la indignación de cada día. Porque el próximo puede tardar una hora, venir más lleno, o no venir. Fabián conocía estos padecimientos y fue testigo del deterioro del ferrocarril en los 14 años que hace que toma el San Martín para ir a la fábrica de pastas que lo emplea, en Palermo. Y por eso, apenas lo vio asomarse desde el andén, no tuvo más opción que subirse, aunque estaba atestado de gente y la prudencia hubiera indicado que esperase el siguiente. Viajó colgado del estribo, como todas las mañanas, hasta la estación Palermo. Pero esta vez su camino fue más corto. Cerca de la estación William Morris, lo tomó por sorpresa un puente metálico estrecho y, sin darle tiempo a esconderse – como hicieron los demás -, los arrancó de la formación, a él y a su brazo izquierdo. Por el golpe y la caída, Fabián perdió un brazo y sufrió fractura expuesta de pelvis. Está internado desde hace dos días en el Instituto Interzonal de Agudos de Haedo y su estado es crítico. Tiene 33 años, una esposa embarazada y 7 hijos. No es la primera ni será la última tragedia en la lista negra de Metropolitano. Mientras el servicio siga sin brindar las condiciones mínimas de seguridad a sus pasajeros, habrá que lamentar más casos irreparables. Hay varias razones para definir como pésimo el servicio que brinda la empresa Metropolitano, concesionaria de la ex línea San Martín, además de las ex Roca y Belgrano Sur. Las denuncias de los pasajeros recibidas por el ente regulador del transporte (CNRT) destacan:
• Incumplimiento de horarios. • Suspensiones del servicio. • Falta de limpieza en andenes y vagones. • Baños sucios o cerrados con candado. • Inseguridad: robos, agresiones en las formaciones. • Vendedores ambulantes, mendigos, etc. • Escasez de ventanillas de boletería. • Inaccesibilidad para personas ancianas o con discapacidad. Llama la atención, sin embargo, que las denuncias hechas a la CNRT hayan sido sólo 265 en enero y 411 en febrero de este año, teniendo en cuenta que la empresa transporta (según datos de su sitio oficial en internet) 18 millones de pasajeros al mes, y que basta con acercar un micrófono o un grabador para que se agolpen las voces de protesta. Consultado por este tema, Horacio Faggiani, coordinador de Seguridad Ferroviaria de la CNRT, expresó que las pocas denuncias “se deben a que la gente se cansa, como nos cansamos nosotros y por eso vinimos a intensificar los controles”. Cabe destacar que la responsabilidad de supervisar la calidad del transporte es precisamente de la misma CNRT. Esta mañana, a las 9.30, unos 30 agentes del ente regulador esperaban indicaciones en la terminal Retiro del ex San Martín para subir al tren y realizar los controles que, según Faggiani, “nunca dejaron de hacerse”, aunque “ahora se intensificaron en respuesta a la demanda de la sociedad”, y como consecuencia “del accidente que sufrió días atrás un pasajero”. La realidad es que este accidente tomó estado público en los medios televisivos y de prensa, pero de ningún modo es el único. Según informes que las mismas líneas ferroviarias envían a la CNRT, muere en promedio una persona por día a causa del tren, por accidentes en los pasos a nivel, suicidios, o caída desde las formaciones y los andenes. Consultado por Defiéndase sobre si Metropolitano sufre sanciones por la mala calidad del servicio que presta, Faggiani señaló que “la multa es variada, y llega a cientos de miles de pesos al mes”. A la pregunta de si la empresa paga esas multas, la respuesta fue “No”.
Defiéndase se comunicó por primera vez hace 10 días (varios antes del accidente de Bravo) con el gerente de Relaciones Públicas de Metropolitano, Fernando Jantus, para que diera sus explicaciones la empresa. Jantus no quiso responder a las preguntas del cronista en forma directa y pidió que le fueran enviadas por correo electrónico. Dicha respuesta nunca llegó, como tampoco la contestación de los varios mensajes dejados en su teléfono celular. En medios televisivos, Jantus explicó que el problema de las demoras del servicio se debe a las 15 locomotoras japonesas que le fueron embargadas porque la empresa dejó de pagar las cuotas durante la crisis de 2002. 6 de ellas pertenecían a la ex línea Roca y 9 a la ex San Martín, lo que explicaría las demoras. Jantus señaló que la empresa se comprometió a restablecer la frecuencia horario para mayo o junio próximos. El mismo intento de Defiéndase por conseguir una respuesta de las autoridades del gobierno, se vio frustrado tras haber llamado sin éxito en reiteradas ocasiones a la Secretaría de Transporte de la Nación, autoridad encargada de aplicar las sanciones a las empresas que incumplen el servicio. Mientras se escribe esta nota, los agentes de la CNRT están viajando de Retiro a San Miguel para tomar nota del estado calamitoso de los trenes. Ayer el gobierno nacional intimó a Metropolitano a reanudar el servicio en las condiciones normales, y estudia la posibilidad de rescindirle el contrato de concesión. En Retiro, una señora que bajaba del tren, encaró a los inspectores de la CNRT a punto de subirse al vagón y les dijo que: “no alcanza con venir un día a controlar el servicio, que funciona así desde hace más de dos años, sólo porque ahora el tema está en los medios”. Los agentes la escucharon en silencio. La mujer se retiró y dejó flotando en el aire la sensación de que todo va a seguir igual de mal cuando la lente de la cámara apunte hacia otro lado. 19/04. Nota: Anteanoche falleció en el Hospital Interzonal de Haedo, el pasajero Fabián Bravo, de 33 años, que cayó del tren de la ex línea San Martín la semana pasada, cuando la formación cruzaba por un puente cerca de la estación William Morris. El viernes último – 16/04 – otro pasajero, esta vez un chico de 14 años, murió al caerse del tren de los cartoneros de la ex línea Roca, que también administra Metropolitano.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.