Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Viernes 28 de Enero de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

En el nombre del dueño

Alquiló el departamento y los inquilinos contrataron a su nombre el servicio de internet de banda ancha. Abandonaron el inmueble sin pagar la última factura de teléfono. Cuando fue a abonarla, le informaron de una deuda de $600 por la conexión que nunca autorizó. ¿Pueden transferir servicios a nombre de alguien que no los contrató?

Alquilar fue un mal negocio, pensó Christian Zuñez, cuando descubrió que los inquilinos de su departamento en el 4° piso de la calle Sucre 336, partido de Morón, contrataron sin su autorización una conexión rápida a internet por el servicio telefónico de banda ancha. Bastó con un llamado desde la línea del propietario y con pasarle al operador de la compañía telefónica el número de DNI de aquél, para que a los pocos días los inquilinos tuvieran instalado el servicio de navegación on line. Los ocupantes no se fueron así nomás del departamento; tras el juicio de desalojo dejaron una cantidad de boletas impagas de servicios, incluida la última factura de teléfonos y los meses de internet, que siguieron corriendo con el inmueble vacío, porque nadie lo dio de baja. Tampoco la empresa dejó de cobrar el servicio cuando Christian acordó un plan de pagos en 5 cuotas por la deuda de $600 pesos de los inquilinos, y lo instó al pago de $100 pesos por cada mes del convenio. Actualmente el servicio está cortado por falta de pago, pero la telefónica pretende cobrar no sólo la deuda atrasada, sino también los meses que dura el convenio. Del relato de este caso surge preguntarse cómo es posible que un tercero contrate a nuestro nombre y sin autorización expresa un servicio por teléfono, valiéndose únicamente de nuestro número de documento. La duda más importante para Christian - y para todas las víctimas de la informalidad y la falta de control de ciertas empresas proveedoras – es si debe o no pagar por un servicio que jamás contrató. ¿Se pueden contratar servicios a nombre de alguien que nunca los pidió? Es obvio que no. Pero lo increíble es que esto sucede. “Algo parecido ocurrió con la invitación telefónica a suscribirse al servicio de llamadas internacionales, donde cualquiera que atendía el teléfono podía contratarlo sin necesidad de prestar su conformidad por escrito”, afirmó a Defiéndase el titular de Defensa del Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires, Miguel Fortuna. Señaló que en algunos casos ni siquiera pedían el consentimiento del titular de la línea para brindar el servicio y cobrar un plus. “Nosotros prohibimos la instalación compulsiva del sistema de llamada en espera, en que la compañía lo quitaba sólo si el usuario se expresaba por la negativa”, señaló el funcionario. Graciela Lovece, especializada en Derecho del consumidor, afirmó que las proveedoras “no deberían autorizar un servicio si no existe un contrato formal, en el que el titular tenga oportunidad de interiorizarse de las condiciones del sistema y expresar su adhesión con su firma y la presentación de su DNI”. ´AbogadoEl abogado Alejandro Yapur expresó también su asombro por este modo de contratación informal y sostuvo que “la empresa no tiene que reclamar el pago de la deuda al dueño de la línea, sino a quienes utilizaron sus datos personales para contratar un servicio. En definitiva – prosiguió – la responsabilidad recae sobre la empresa, por no haber tomado los recaudos necesarios para asegurarse que el interesado era el titular de la línea y no un inquilino o un empleado”. Yapur señaló que en los contratos de alquiler con teléfono incluido, “se suele detallar que se transfiere la unidad funcional con línea telefónica, cuyo pulso estará a cargo de los inquilinos que la usufructúen”. ¿Cómo puede probar el titular que no fue él quien contrato el servicio? Sería suficiente con argumentar que nunca expresó su consentimiento en forma escrita, ya que la empresa que le atribuye la deuda no tendrá manera de demostrar lo contrario. No obstante, aquí el propietario tiene una prueba incontrastable para demostrar que no fue él quien contrató el servicio: el contrato de alquiler. ´AbogadoEn el contrato figura la fecha de celebración y la duración del alquiler, con lo cual “es muy sencillo mostrar con una copia del contrato en la mano que la conexión del servicio de internet fue realizada cuando los inquilinos ya habitaban el inmueble”, afirmó la abogada civilista Marcela Silva. ¿Dónde debo realizar el reclamo? La persona afectada puede plantear su queja en la compañía de teléfonos a la espera de una respuesta. Si la contestación no llega o es insatisfactoria, tiene dos instancias administrativas para recurrir: - el ente regulador de la empresa de servicios públicos. Para las telefónicas la autoridad de aplicación es la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC). - Defensa del Consumidor (DC). En este organismo las partes son citadas a una audiencia de conciliación para llegar a un acuerdo. Si no lo logran, el proceso continúa y la empresa puede recibir una multa, de la cual el damnificado no sacará ningún provecho económico. Si busca un resarcimiento deberá acudir a la Justicia. De acuerdo con el artículo 25 de la Ley de Defensa del Consumidor 24.240, la actividad de las empresas de servicios públicos domiciliarios está a cargo de los entes que las regulan. Sin embargo, el organismo que defiende los derechos de los consumidores, hace un tiempo que tomó intervención en estas áreas. “Con la nueva administración (a cargo de Patricia Vaca Narvaja, subsecretaria de DC) hemos tomado un nivel más activo en la resolución de este tipo de conflictos, trabajando en forma conjunta con la CNC en aquello que tiene que ver con la comercialización de productos, el incumplimiento de ofertas o la publicidad engañosa, tanto en telefonía fija como celular”, afirmó a Defiéndase Leonardo Lepíscopo, asesor de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor de la Nación. Por su parte, la CNC, no se desprendió de todos los reclamos de los usuarios. Además de cogestionar determinadas quejas junto con DC, atiende los problemas referidos a la deficiencia en el servicio como son, por ejemplo, las bajas de tensión o la interrupción sin causa de la línea. ¿Y si ya pagué la deuda a la telefónica? Silva aclara que “para poder iniciar un reclamo por una deuda, primero es preciso pagarla”. Cumplida esta formalidad, “cabe una intimación por carta documento reclamando el reintegro de lo abonado. También es viable una acción judicial por daños y perjuicios en reclamo del dinero entregado, más una indemnización por la imputación de una deuda causada por terceros y por las molestias ocasionadas”, sostuvo la letrada.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

En el nombre del dueño

Alquiló el departamento y los inquilinos contrataron a su nombre el servicio de internet de banda ancha. Abandonaron el inmueble sin pagar la última factura de teléfono. Cuando fue a abonarla, le informaron de una deuda de $600 por la conexión que nunca autorizó. ¿Pueden transferir servicios a nombre de alguien que no los contrató?

<celeste>En el nombre <azul>del dueño
Alquilar fue un mal negocio, pensó Christian Zuñez, cuando descubrió que los inquilinos de su departamento en el 4° piso de la calle Sucre 336, partido de Morón, contrataron sin su autorización una conexión rápida a internet por el servicio telefónico de banda ancha. Bastó con un llamado desde la línea del propietario y con pasarle al operador de la compañía telefónica el número de DNI de aquél, para que a los pocos días los inquilinos tuvieran instalado el servicio de navegación on line. Los ocupantes no se fueron así nomás del departamento; tras el juicio de desalojo dejaron una cantidad de boletas impagas de servicios, incluida la última factura de teléfonos y los meses de internet, que siguieron corriendo con el inmueble vacío, porque nadie lo dio de baja. Tampoco la empresa dejó de cobrar el servicio cuando Christian acordó un plan de pagos en 5 cuotas por la deuda de $600 pesos de los inquilinos, y lo instó al pago de $100 pesos por cada mes del convenio. Actualmente el servicio está cortado por falta de pago, pero la telefónica pretende cobrar no sólo la deuda atrasada, sino también los meses que dura el convenio. Del relato de este caso surge preguntarse cómo es posible que un tercero contrate a nuestro nombre y sin autorización expresa un servicio por teléfono, valiéndose únicamente de nuestro número de documento. La duda más importante para Christian - y para todas las víctimas de la informalidad y la falta de control de ciertas empresas proveedoras – es si debe o no pagar por un servicio que jamás contrató. ¿Se pueden contratar servicios a nombre de alguien que nunca los pidió? Es obvio que no. Pero lo increíble es que esto sucede. “Algo parecido ocurrió con la invitación telefónica a suscribirse al servicio de llamadas internacionales, donde cualquiera que atendía el teléfono podía contratarlo sin necesidad de prestar su conformidad por escrito”, afirmó a Defiéndase el titular de Defensa del Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires, Miguel Fortuna. Señaló que en algunos casos ni siquiera pedían el consentimiento del titular de la línea para brindar el servicio y cobrar un plus. “Nosotros prohibimos la instalación compulsiva del sistema de llamada en espera, en que la compañía lo quitaba sólo si el usuario se expresaba por la negativa”, señaló el funcionario. Graciela Lovece, especializada en Derecho del consumidor, afirmó que las proveedoras “no deberían autorizar un servicio si no existe un contrato formal, en el que el titular tenga oportunidad de interiorizarse de las condiciones del sistema y expresar su adhesión con su firma y la presentación de su DNI”. ´AbogadoEl abogado Alejandro Yapur expresó también su asombro por este modo de contratación informal y sostuvo que “la empresa no tiene que reclamar el pago de la deuda al dueño de la línea, sino a quienes utilizaron sus datos personales para contratar un servicio. En definitiva – prosiguió – la responsabilidad recae sobre la empresa, por no haber tomado los recaudos necesarios para asegurarse que el interesado era el titular de la línea y no un inquilino o un empleado”. Yapur señaló que en los contratos de alquiler con teléfono incluido, “se suele detallar que se transfiere la unidad funcional con línea telefónica, cuyo pulso estará a cargo de los inquilinos que la usufructúen”. ¿Cómo puede probar el titular que no fue él quien contrato el servicio? Sería suficiente con argumentar que nunca expresó su consentimiento en forma escrita, ya que la empresa que le atribuye la deuda no tendrá manera de demostrar lo contrario. No obstante, aquí el propietario tiene una prueba incontrastable para demostrar que no fue él quien contrató el servicio: el contrato de alquiler. ´AbogadoEn el contrato figura la fecha de celebración y la duración del alquiler, con lo cual “es muy sencillo mostrar con una copia del contrato en la mano que la conexión del servicio de internet fue realizada cuando los inquilinos ya habitaban el inmueble”, afirmó la abogada civilista Marcela Silva. ¿Dónde debo realizar el reclamo? La persona afectada puede plantear su queja en la compañía de teléfonos a la espera de una respuesta. Si la contestación no llega o es insatisfactoria, tiene dos instancias administrativas para recurrir: - el ente regulador de la empresa de servicios públicos. Para las telefónicas la autoridad de aplicación es la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC). - Defensa del Consumidor (DC). En este organismo las partes son citadas a una audiencia de conciliación para llegar a un acuerdo. Si no lo logran, el proceso continúa y la empresa puede recibir una multa, de la cual el damnificado no sacará ningún provecho económico. Si busca un resarcimiento deberá acudir a la Justicia. De acuerdo con el artículo 25 de la Ley de Defensa del Consumidor 24.240, la actividad de las empresas de servicios públicos domiciliarios está a cargo de los entes que las regulan. Sin embargo, el organismo que defiende los derechos de los consumidores, hace un tiempo que tomó intervención en estas áreas. “Con la nueva administración (a cargo de Patricia Vaca Narvaja, subsecretaria de DC) hemos tomado un nivel más activo en la resolución de este tipo de conflictos, trabajando en forma conjunta con la CNC en aquello que tiene que ver con la comercialización de productos, el incumplimiento de ofertas o la publicidad engañosa, tanto en telefonía fija como celular”, afirmó a Defiéndase Leonardo Lepíscopo, asesor de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor de la Nación. Por su parte, la CNC, no se desprendió de todos los reclamos de los usuarios. Además de cogestionar determinadas quejas junto con DC, atiende los problemas referidos a la deficiencia en el servicio como son, por ejemplo, las bajas de tensión o la interrupción sin causa de la línea. ¿Y si ya pagué la deuda a la telefónica? Silva aclara que “para poder iniciar un reclamo por una deuda, primero es preciso pagarla”. Cumplida esta formalidad, “cabe una intimación por carta documento reclamando el reintegro de lo abonado. También es viable una acción judicial por daños y perjuicios en reclamo del dinero entregado, más una indemnización por la imputación de una deuda causada por terceros y por las molestias ocasionadas”, sostuvo la letrada.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.