Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Jueves 27 de Enero de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

Discriminación sobre ruedas

Viajar en tren puede ser un placer o un castigo. Todo depende del ramal que se tome. La línea TBA cuenta con las más modernas unidades para su trayecto de Retiro a Tigre y con vagones sucios y mal cuidados para los pasajeros que viajan de Once a Moreno. El trazado de las vías marca realidades socioeconómicas tan disímiles, tanto arriba como a los costados del tren.

De Retiro a Tigre, los hombres pueden quitarse el saco para viajar más cómodos y ponerlo en el perchero para que no se les arrugue. No necesitan aflojarse la corbata en los días tórridos porteños, porque el aire acondicionado conserva los vagones con una frescura infinita. El interés por la limpieza se hace notar en los cestos de papeles que tienen todos los coches, el respeto por el prójimo en los lugares reservados para silla de ruedas y la tecnología, en las puertas que se abren con sólo accionar un botón. De Once a Moreno, en cambio, los pasajeros del oeste viajan amontonados en trenes destartalados y sucios, con menos vagones que los que exige el reglamento, que no paran de zarandearse por los rieles de durmientes castigados, con asientos y vidrios rotos, puertas sin picaporte y frecuencias de horarios que rara vez se cumplen. Pero eso sí, en el mismo tren sin vidrios, hay multas por mal funcionamiento del aire acondicionado. La diferencia entre los pasajeros de la zona norte y los de la zona oeste, parece radicar, aunque la concesionaria intente negarlo con argumentos poco convincentes, en el poder adquisitivo de los usuarios de uno y otro ramal. Mientras los del ramal Retiro - Tigre, deciden tomar el tren sólo si les da las mismas comodidades de sus autos o la practicidad y rapidez de los taxis y los remises, los que montan todos los días a los vagones de la ex línea Sarmiento en Once, no tienen otra forma más barata de viajar que no sea el tren. Por eso no importa seducirlos con mejores servicios. Son un público cautivo.
Trenes de Buenos Aires (TBA) está a cargo de la concesión de los ferrocarriles Mitre y Sarmiento desde el 29 de mayo de 1995, y es quien mantiene intactas las distinciones entre los que, sin mencionarlo, considera pasajeros de primera categoría y pasajeros de segunda. Los directivos de TBA no convencen cuando pretenden explicar el porqué de coches cómodos, refrigerados y limpios del ramal norte en comparación con las unidades vetustas del ramal sur. Según la empresa, los trenes a Tigre son de tercera generación porque el tendido de las vías soporta perfectamente la carga eléctrica de los coches nuevos. En cambio, los trenes del ex Sarmiento, no se hicieron las obras de modernización que permiten colocar sobre los rieles a los vagones nuevos. Contratos incumplidos El canon que TBA ofertó durante la licitación de los ramales y que fue una de las razones por las que ganó, nunca lo pagó. Según el contrato original, TBA recibiría un subsidio estatal hasta junio de 2001, fecha en que la empresa comenzaría a pagar el canon. En 2001 el canon adeudado es de 2.120.735 pesos. Una renegociación del contrato, eximió a TBA de realizar este pago, invirtiendo así la relación canon subsidio. A cambio del favor, TBA debe destinar el 70% de su deuda con el Estado para la realización de obras y el 30% restante, como contribución a la ANSeS. Además de esto, se le autoriza una suba en las tarifas, cuyo excedente debe depositarse en un fondo fiduciario de un banco oficial destinado a inversiones para la modernización del servicio. Pero gran parte de ese dinero extra, no termina en ese fondo. TBA se queda con un 8% por la compra de material rodante y con un 16% para obras de infraestructura. Por lo tanto, el subsidio estatal, el canon adeudado y el aumento en los boletos, todos tendientes a mejorar el servicio, sale del bolsillo de los usuarios.
Once - Moreno Menos trenes, menos coches, peor servicio La cláusula contractual establece la cantidad de 275 trenes por día de lunes a viernes. Pero ese número no se cumple en desmedro de la calidad del servicio y de un mayor hacinamiento. Tampoco respetan los nueve coches que debe llevar cada tren como mínimo en las horas pico. Siempre viaja un vagón de menos. El hacinamiento y los apretujones violan una vez más el contrato. La relación de 5,5 pasajeros por metro cuadrado en las horas pico, sólo se cumple en las horas de menor tráfico. A los panchooos Parece ser que la regla es justamente no cumplirla. Dice el contrato: ´están prohibidas todas las actividades comerciales en pasillos, andenes y accesos que entorpezcan o impidan el tránsito de los usuarios´. En la estación de Once no leyeron los pliegos: locales bien armados, carritos de panchos y puestos de diarios bloquean el paso. Horarios sin horario El servicio que va de Retiro a Bartolomé Mitre, en Olivos, debe funcionar desde las 5 hasta la 1 de la mañana. Pero el último tren parte de Retiro a las 22.55; dos horas antes. La multa prevista por cancelaciones del servicio… bien gracias.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Discriminación sobre ruedas

Viajar en tren puede ser un placer o un castigo. Todo depende del ramal que se tome. La línea TBA cuenta con las más modernas unidades para su trayecto de Retiro a Tigre y con vagones sucios y mal cuidados para los pasajeros que viajan de Once a Moreno. El trazado de las vías marca realidades socioeconómicas tan disímiles, tanto arriba como a los costados del tren.

Discriminación <celeste>sobre ruedas
De Retiro a Tigre, los hombres pueden quitarse el saco para viajar más cómodos y ponerlo en el perchero para que no se les arrugue. No necesitan aflojarse la corbata en los días tórridos porteños, porque el aire acondicionado conserva los vagones con una frescura infinita. El interés por la limpieza se hace notar en los cestos de papeles que tienen todos los coches, el respeto por el prójimo en los lugares reservados para silla de ruedas y la tecnología, en las puertas que se abren con sólo accionar un botón. De Once a Moreno, en cambio, los pasajeros del oeste viajan amontonados en trenes destartalados y sucios, con menos vagones que los que exige el reglamento, que no paran de zarandearse por los rieles de durmientes castigados, con asientos y vidrios rotos, puertas sin picaporte y frecuencias de horarios que rara vez se cumplen. Pero eso sí, en el mismo tren sin vidrios, hay multas por mal funcionamiento del aire acondicionado. La diferencia entre los pasajeros de la zona norte y los de la zona oeste, parece radicar, aunque la concesionaria intente negarlo con argumentos poco convincentes, en el poder adquisitivo de los usuarios de uno y otro ramal. Mientras los del ramal Retiro - Tigre, deciden tomar el tren sólo si les da las mismas comodidades de sus autos o la practicidad y rapidez de los taxis y los remises, los que montan todos los días a los vagones de la ex línea Sarmiento en Once, no tienen otra forma más barata de viajar que no sea el tren. Por eso no importa seducirlos con mejores servicios. Son un público cautivo.
Trenes de Buenos Aires (TBA) está a cargo de la concesión de los ferrocarriles Mitre y Sarmiento desde el 29 de mayo de 1995, y es quien mantiene intactas las distinciones entre los que, sin mencionarlo, considera pasajeros de primera categoría y pasajeros de segunda. Los directivos de TBA no convencen cuando pretenden explicar el porqué de coches cómodos, refrigerados y limpios del ramal norte en comparación con las unidades vetustas del ramal sur. Según la empresa, los trenes a Tigre son de tercera generación porque el tendido de las vías soporta perfectamente la carga eléctrica de los coches nuevos. En cambio, los trenes del ex Sarmiento, no se hicieron las obras de modernización que permiten colocar sobre los rieles a los vagones nuevos. Contratos incumplidos El canon que TBA ofertó durante la licitación de los ramales y que fue una de las razones por las que ganó, nunca lo pagó. Según el contrato original, TBA recibiría un subsidio estatal hasta junio de 2001, fecha en que la empresa comenzaría a pagar el canon. En 2001 el canon adeudado es de 2.120.735 pesos. Una renegociación del contrato, eximió a TBA de realizar este pago, invirtiendo así la relación canon subsidio. A cambio del favor, TBA debe destinar el 70% de su deuda con el Estado para la realización de obras y el 30% restante, como contribución a la ANSeS. Además de esto, se le autoriza una suba en las tarifas, cuyo excedente debe depositarse en un fondo fiduciario de un banco oficial destinado a inversiones para la modernización del servicio. Pero gran parte de ese dinero extra, no termina en ese fondo. TBA se queda con un 8% por la compra de material rodante y con un 16% para obras de infraestructura. Por lo tanto, el subsidio estatal, el canon adeudado y el aumento en los boletos, todos tendientes a mejorar el servicio, sale del bolsillo de los usuarios.
Once - Moreno Menos trenes, menos coches, peor servicio La cláusula contractual establece la cantidad de 275 trenes por día de lunes a viernes. Pero ese número no se cumple en desmedro de la calidad del servicio y de un mayor hacinamiento. Tampoco respetan los nueve coches que debe llevar cada tren como mínimo en las horas pico. Siempre viaja un vagón de menos. El hacinamiento y los apretujones violan una vez más el contrato. La relación de 5,5 pasajeros por metro cuadrado en las horas pico, sólo se cumple en las horas de menor tráfico. A los panchooos Parece ser que la regla es justamente no cumplirla. Dice el contrato: ´están prohibidas todas las actividades comerciales en pasillos, andenes y accesos que entorpezcan o impidan el tránsito de los usuarios´. En la estación de Once no leyeron los pliegos: locales bien armados, carritos de panchos y puestos de diarios bloquean el paso. Horarios sin horario El servicio que va de Retiro a Bartolomé Mitre, en Olivos, debe funcionar desde las 5 hasta la 1 de la mañana. Pero el último tren parte de Retiro a las 22.55; dos horas antes. La multa prevista por cancelaciones del servicio… bien gracias.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.