Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Jueves 18 de Julio de 2019

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014
-1

confianza ciega

¿No sintió correr un sudor frío por la espalda la vez que un conocido suyo le pidió que le saliera de fiador en un contrato? Suscribir una fianza es un acto de buena voluntad para ayudar a alguien de su confianza que precisa de usted para acreditar solvencia. Hágalo, pero con los ojos bien abiertos.

¿Te puedo pedir un favorcito? ¿Me salís de fiador? Este pedido que en nuestro idioma se traduce como “hacer una gauchada”, es mucho más que eso. Ser fiador en un contrato significa comprometerse con el acreedor a asumir las responsabilidades derivadas del incumplimiento del deudor. Para aclarar estas cuestiones y advertir sobre las consecuencias que trae aparejada la voluntad de una persona de ofrecer su patrimonio en garantía, vamos a explicar qué es la fianza y qué riesgos tiene. ¿En qué consiste la fianza? Es un contrato, aunque no suele considerarse como tal porque se suscribe siempre como accesorio de otros contratos. Debido a su carácter subordinado, la anulación o extinción de la deuda principal también supone la de la fianza. El Código Civil, en su artículo 1.986 expresa que hay contrato de fianza “cuando una de las partes se hubiere obligado accesoriamente por un tercero, y el acreedor de ese tercero aceptase su obligación accesoria”. Un contrato de fianza puede hacerse por escritura pública o privada y hasta verbalmente. Pero si se opta por esta última modalidad, no habrá manera de poder probarla en un juicio. ¿Qué función cumple el fiador? La de satisfacer las necesidades de cobro del acreedor. Como en ciertos contratos no basta con la garantía patrimonial que pueda ofrecer el deudor (que hoy puede ser solvente y mañana insolventarse), el acreedor exige la presentación de una persona capaz de afrontar con sus propios bienes la falta de cumplimiento del afianzado. ¿Sufre algún impedimento legal quien sale de fiador? No. El fiador goza de total libertad para moverse dentro o fuera del país, vivir en el exterior y ser fiador de otros contratos. Tampoco tiene dificultades para vender los bienes ofrecidos en garantía (sólo que en caso de insolventarse, el acreedor puede solicitar la inhibición de los bienes que adquiera en el futuro). ¿Quién puede ser fiador? Fiador o garante (si bien estos términos no son exactamente sinónimos - ya que la fianza tiene un sentido jurídico más amplio que la garantía -, los tomaremos como tales) puede ser cualquier ciudadano mayor de 21 años con capacidad para contratar empréstitos. ¿Qué ocurre cuando muere el fiador? Si lo sorprende la muerte durante la vigencia del contrato pueden abrirse tres caminos: a) que el contrato continúe y la responsabilidad de la fianza recaiga sobre los herederos del fiador fallecido. b) que se resuelva el contrato. Pero para que esto suceda, debe estar detallado este punto en el contrato. c) que el deudor consiga un fiador nuevo. ¿Cuántos tipos de fianza hay? ´AbogadoVale en este momento hacer una aclaración acerca de la clase de fianza que abordamos en esta nota. “Cuando hablamos de fianza, nos referimos a la fianza asumida como contrato, porque la que se expresa mediante el pago de un dinero para obtener una excarcelación no es contractual, pero sigue teniendo entidad de fianza”, asegura el abogado civilista Esteban Otero. Dicho esto, Otero explica que hay tres tipos de contrato de fianza. A saber: a) fianza simple: el fiador goza de los beneficios de excusión y división. La excusión (como sinónimo de ejecución) permite al fiador exigirle al acreedor que ejecute primero al principal deudor. La división, en tanto, significa que de haber más de un garante del deudor principal, todos los cofiadores están obligados a afrontar la deuda en partes iguales. Por ser la fianza simple perjudicial para las esperanzas de cobro del acreedor, casi no se usa en los contratos. b) fianza solidaria: el fiador pierde los beneficios de excusión y división. La única salvedad es que, de todos modos, para poder ejecutar al fiador, el principal deudor debe constituirse en mora y haber sido intimado por el acreedor. d) fianza principal pagador: es la más utilizada en los contratos, porque, al igual que en la solidaria, el fiador renuncia a la excusión y división. Más aún, el fiador se convierte en codeudor, y le otorga libertad al acreedor para elegir a cuál de los dos obligados quiere exigir el cumplimiento de la deuda. ¿Qué consejos podemos dar a un fiador? Otero recomienda a la persona que se ofrece como fiador “que sepa que asume una obligación muy importante, por lo cual debe tener plena confianza en el afianzado y estar seguro de que no lo va a poner en una situación comprometida fácilmente”. También sugiere que juegue “un rol activo en la celebración del contrato y no acepte las condiciones que imponga el acreedor sin analizarlas antes. Debe saber que acreedor y deudor están interesados en cerrar un negocio y precisan de su conformidad para lograrlo”, sostuvo el letrado.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

confianza ciega

¿No sintió correr un sudor frío por la espalda la vez que un conocido suyo le pidió que le saliera de fiador en un contrato? Suscribir una fianza es un acto de buena voluntad para ayudar a alguien de su confianza que precisa de usted para acreditar solvencia. Hágalo, pero con los ojos bien abiertos.

<celeste>con<azul>fianza <celeste>ciega
¿Te puedo pedir un favorcito? ¿Me salís de fiador? Este pedido que en nuestro idioma se traduce como “hacer una gauchada”, es mucho más que eso. Ser fiador en un contrato significa comprometerse con el acreedor a asumir las responsabilidades derivadas del incumplimiento del deudor. Para aclarar estas cuestiones y advertir sobre las consecuencias que trae aparejada la voluntad de una persona de ofrecer su patrimonio en garantía, vamos a explicar qué es la fianza y qué riesgos tiene. ¿En qué consiste la fianza? Es un contrato, aunque no suele considerarse como tal porque se suscribe siempre como accesorio de otros contratos. Debido a su carácter subordinado, la anulación o extinción de la deuda principal también supone la de la fianza. El Código Civil, en su artículo 1.986 expresa que hay contrato de fianza “cuando una de las partes se hubiere obligado accesoriamente por un tercero, y el acreedor de ese tercero aceptase su obligación accesoria”. Un contrato de fianza puede hacerse por escritura pública o privada y hasta verbalmente. Pero si se opta por esta última modalidad, no habrá manera de poder probarla en un juicio. ¿Qué función cumple el fiador? La de satisfacer las necesidades de cobro del acreedor. Como en ciertos contratos no basta con la garantía patrimonial que pueda ofrecer el deudor (que hoy puede ser solvente y mañana insolventarse), el acreedor exige la presentación de una persona capaz de afrontar con sus propios bienes la falta de cumplimiento del afianzado. ¿Sufre algún impedimento legal quien sale de fiador? No. El fiador goza de total libertad para moverse dentro o fuera del país, vivir en el exterior y ser fiador de otros contratos. Tampoco tiene dificultades para vender los bienes ofrecidos en garantía (sólo que en caso de insolventarse, el acreedor puede solicitar la inhibición de los bienes que adquiera en el futuro). ¿Quién puede ser fiador? Fiador o garante (si bien estos términos no son exactamente sinónimos - ya que la fianza tiene un sentido jurídico más amplio que la garantía -, los tomaremos como tales) puede ser cualquier ciudadano mayor de 21 años con capacidad para contratar empréstitos. ¿Qué ocurre cuando muere el fiador? Si lo sorprende la muerte durante la vigencia del contrato pueden abrirse tres caminos: a) que el contrato continúe y la responsabilidad de la fianza recaiga sobre los herederos del fiador fallecido. b) que se resuelva el contrato. Pero para que esto suceda, debe estar detallado este punto en el contrato. c) que el deudor consiga un fiador nuevo. ¿Cuántos tipos de fianza hay? ´AbogadoVale en este momento hacer una aclaración acerca de la clase de fianza que abordamos en esta nota. “Cuando hablamos de fianza, nos referimos a la fianza asumida como contrato, porque la que se expresa mediante el pago de un dinero para obtener una excarcelación no es contractual, pero sigue teniendo entidad de fianza”, asegura el abogado civilista Esteban Otero. Dicho esto, Otero explica que hay tres tipos de contrato de fianza. A saber: a) fianza simple: el fiador goza de los beneficios de excusión y división. La excusión (como sinónimo de ejecución) permite al fiador exigirle al acreedor que ejecute primero al principal deudor. La división, en tanto, significa que de haber más de un garante del deudor principal, todos los cofiadores están obligados a afrontar la deuda en partes iguales. Por ser la fianza simple perjudicial para las esperanzas de cobro del acreedor, casi no se usa en los contratos. b) fianza solidaria: el fiador pierde los beneficios de excusión y división. La única salvedad es que, de todos modos, para poder ejecutar al fiador, el principal deudor debe constituirse en mora y haber sido intimado por el acreedor. d) fianza principal pagador: es la más utilizada en los contratos, porque, al igual que en la solidaria, el fiador renuncia a la excusión y división. Más aún, el fiador se convierte en codeudor, y le otorga libertad al acreedor para elegir a cuál de los dos obligados quiere exigir el cumplimiento de la deuda. ¿Qué consejos podemos dar a un fiador? Otero recomienda a la persona que se ofrece como fiador “que sepa que asume una obligación muy importante, por lo cual debe tener plena confianza en el afianzado y estar seguro de que no lo va a poner en una situación comprometida fácilmente”. También sugiere que juegue “un rol activo en la celebración del contrato y no acepte las condiciones que imponga el acreedor sin analizarlas antes. Debe saber que acreedor y deudor están interesados en cerrar un negocio y precisan de su conformidad para lograrlo”, sostuvo el letrado.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.