Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Domingo 25 de Septiembre de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

Camas solares

La mayoría de los lugares que disponen de camas solares son dirigidos por personas inexpertas en el manejo y control de rayos UV. Cada sesión debe ser controlada por médicos dermatólogos que por lo general brillan por su ausencia. ¿Qué sucede si por impericia sufro daños irreversibles? ¿Dónde denuncio a los establecimientos sin médico?

Para habilitar un solarium tanto en Capital Federal como en provincia de Buenos Aires se exige como requisito fundamental, que la actividad de estos centros de bronceado, tenga como director a un médico dermatologo que coordine las sesiones. Esta norma no fue establecida porque sí. Las camas solares emiten rayos ultra violetas que pueden producir daños irreversibles si sus dosis no se ajustan a cada tipo de piel. El Dr. Alberto Woscoff, representante de la Sociedad Argentina de Dermatología ante el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires explicó a Defiéndase: ´En la mayoría de los establecimientos no se hacen controles. Uno va, sacá un ticket y tiene la sesión por diez minutos. Existen seis tipos de piel y cada una puede soportar una dosis distinta de rayos UV. Se emite la misma intensidad para cualquiera.´ ¿Cuáles son los riesgos que se corren? En primer lugar y el más grave de todos es el cáncer de piel. El Dr. Woscoff expresó:´La piel no olvida. Tomar más de 10 sesiones al año aumenta considerablemente el riesgo de padecer cáncer de piel. Por si fuera poco hay enfermedades que se agravan con la radiación emitida por las camas y casi siempre los responsables de las mismas no consultan a los clientes.´ Además de la piel los ojos son los más perjudicados. Agregó el Dr. Woscoff: ´En los solariums les dan a los usuarios anteojos de sol comunes y corrientes, pero no sirven. Deben ser confeccionados con vidrios especiales.´ ¿Que precauciones debo tomar a la hora de recurrir a los solariums? El Dr. Woscoff explicó que desde la Sociedad Argentina de Dermatología no se busca prohibir la actividad sino reglamentarla. Las personas que concurran a estos centros de bronceado deben verificar que el lugar esté siendo coordinado por un médico dermatólogo. Luego preguntar si poseen un Joulesimetro. Este dispositivo sirve para medir la intensidad de rayos UV que recibe el usuario y así saber si es la adecuada a su tipo de piel. Por último, pida que se lleve un registro del número, duración e intensidad de las sesiones de cama solar que tomó. Esta información podrá ser analizada por un dermatólogo para verificar si el cliente tiene un exceso de radiación. ¿En dónde puedo denunciar a los centros que funcionan sin médicos? En Capital Federal podrá dirigirse ,o bien llamar por teléfono, a la Dirección General de Verificaciones y Habilitaciones. En provincia de Buenos Aires se reciben denuncias personales o por correo en la Dirección de Fiscalización Sanitaria. ¿Y si el mal uso del equipo me produjo algún daño? ´AbogadoEl Dr. Raúl Bednarz, especialista en Derecho Penal recomienda, iniciarle al responsable del lugar una demanda por lesiones. Este delito de acuerdo a la gravedad del caso impone reclusión o prisión de uno a diez años. Una vez entablada la denuncia penal podrá entablar una demanda civil por daños y perjuicios. ¿Cómo se prueban los daños? En primer lugar servirá el informe de algún médico dermatólogo. La historia clínica del paciente tendrá utilidad para comprobar que antes no tenía estos daños. El testimonio de testigos recurrentes al lugar servirá para acreditar que el establecimiento funcionaba sin médico. Recuerde también conservar los tickets o comprobantes emitidos por el solarium ya que evidencian la utilización de sus instalaciones.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Camas solares

La mayoría de los lugares que disponen de camas solares son dirigidos por personas inexpertas en el manejo y control de rayos UV. Cada sesión debe ser controlada por médicos dermatólogos que por lo general brillan por su ausencia. ¿Qué sucede si por impericia sufro daños irreversibles? ¿Dónde denuncio a los establecimientos sin médico?

<celeste>Camas <azul>solares
Para habilitar un solarium tanto en Capital Federal como en provincia de Buenos Aires se exige como requisito fundamental, que la actividad de estos centros de bronceado, tenga como director a un médico dermatologo que coordine las sesiones. Esta norma no fue establecida porque sí. Las camas solares emiten rayos ultra violetas que pueden producir daños irreversibles si sus dosis no se ajustan a cada tipo de piel. El Dr. Alberto Woscoff, representante de la Sociedad Argentina de Dermatología ante el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires explicó a Defiéndase: ´En la mayoría de los establecimientos no se hacen controles. Uno va, sacá un ticket y tiene la sesión por diez minutos. Existen seis tipos de piel y cada una puede soportar una dosis distinta de rayos UV. Se emite la misma intensidad para cualquiera.´ ¿Cuáles son los riesgos que se corren? En primer lugar y el más grave de todos es el cáncer de piel. El Dr. Woscoff expresó:´La piel no olvida. Tomar más de 10 sesiones al año aumenta considerablemente el riesgo de padecer cáncer de piel. Por si fuera poco hay enfermedades que se agravan con la radiación emitida por las camas y casi siempre los responsables de las mismas no consultan a los clientes.´ Además de la piel los ojos son los más perjudicados. Agregó el Dr. Woscoff: ´En los solariums les dan a los usuarios anteojos de sol comunes y corrientes, pero no sirven. Deben ser confeccionados con vidrios especiales.´ ¿Que precauciones debo tomar a la hora de recurrir a los solariums? El Dr. Woscoff explicó que desde la Sociedad Argentina de Dermatología no se busca prohibir la actividad sino reglamentarla. Las personas que concurran a estos centros de bronceado deben verificar que el lugar esté siendo coordinado por un médico dermatólogo. Luego preguntar si poseen un Joulesimetro. Este dispositivo sirve para medir la intensidad de rayos UV que recibe el usuario y así saber si es la adecuada a su tipo de piel. Por último, pida que se lleve un registro del número, duración e intensidad de las sesiones de cama solar que tomó. Esta información podrá ser analizada por un dermatólogo para verificar si el cliente tiene un exceso de radiación. ¿En dónde puedo denunciar a los centros que funcionan sin médicos? En Capital Federal podrá dirigirse ,o bien llamar por teléfono, a la Dirección General de Verificaciones y Habilitaciones. En provincia de Buenos Aires se reciben denuncias personales o por correo en la Dirección de Fiscalización Sanitaria. ¿Y si el mal uso del equipo me produjo algún daño? ´AbogadoEl Dr. Raúl Bednarz, especialista en Derecho Penal recomienda, iniciarle al responsable del lugar una demanda por lesiones. Este delito de acuerdo a la gravedad del caso impone reclusión o prisión de uno a diez años. Una vez entablada la denuncia penal podrá entablar una demanda civil por daños y perjuicios. ¿Cómo se prueban los daños? En primer lugar servirá el informe de algún médico dermatólogo. La historia clínica del paciente tendrá utilidad para comprobar que antes no tenía estos daños. El testimonio de testigos recurrentes al lugar servirá para acreditar que el establecimiento funcionaba sin médico. Recuerde también conservar los tickets o comprobantes emitidos por el solarium ya que evidencian la utilización de sus instalaciones.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.