Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Jueves 27 de Enero de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

Aumentos de luz y gas con el disfraz de “estacionales”

El gobierno está a punto de ceder a la presión de las empresas de servicios públicos y permitir una suba de entre el 15 y 20% en las tarifas de gas y electricidad, que arrastrarían luego los aumentos en las demás compañías. ¿Puedo evitar otro asalto a mi bolsillo?

El aumento en el gas y la electricidad es casi un hecho. Sólo que en el gobierno decidieron demorarlo unos días por miedo a la reacción de la gente. Mientras los entes reguladores esperan la resolución de la Secretaría de Energía para evaluar la suba de las tarifas, la polémica por estos aumentos ya está instalada, porque la ley de emergencia pública prohíbe las indexaciones que ahora el gobierno autoriza. La fecha para el incremento de la tarifa de gas en un 20% y de la luz en cerca del 15%, estaba prevista para el 1º de mayo. Como la bronca de la gente no se haría esperar, el gobierno intentó primero disfrazar el aumento de “estacional” y luego consideró prudente postergarlo por unos días, para evitar otro cacerolazo acusador. El ente regulador del gas, ENARGAS, postergó 30 días la audiencia pública prevista para el 30 de abril. No quieren aventurar acerca de cuánto será el aumento, a la espera de que las distribuidoras presenten el cuadro tarifario estimado para el próximo período. Pero podría llegar al 20%. En el ENRE, organismo regulador de la electricidad, aguardan la demorada resolución del Ministerio de Energía para decidir sobre el aumento. Reconocieron a Defiéndase que rondaría el 15% y que tiene más incidencia en este incremento el avance de la inflación que el proclamado ajuste estacional. La suba sería mucho mayor – aseguran – si no fuera porque el dinero del Fondo Compensador se va a utilizar para subsidiar la importación de fueloil, utilizado por las empresas eléctricas en reemplazo del gas, más escaso en invierno. Los anunciados aumentos se dan de patadas con la prohibición que la Ley 25561, de emergencia económica, hace acerca de las indexaciones en las tarifas de bienes, obras o servicios. El artículo 10 de la citada ley, publicada el 6 de enero y con vigencia hasta el 10 de diciembre de 2003, mantiene derogadas las normas que autorizan cualquier clase de indexación. Con lo cual el gobierno discurre una vez más por la peligrosa línea de la ilegalidad. Defiéndase consultó a especialistas en derechos del consumidor para conocer sus opiniones sobre un aumento que contraría el marco legal y acerca de cuáles son las medidas al alcance de la gente para evitar la suba en las tarifas. ¿Es legal un aumento en las tarifas de servicios? Según el doctor Gabriel Binstein, especialista en Derecho del consumidor, además de faltar a la ley de emergencia, el incremento se contradice con el período de gracia de 180 días previsto en esa norma para que las empresas negocien los reajustes por la devaluación. No lo cree, sin embargo, inconstitucional, porque reconoce que “también es cierto que la relación peso dólar cambió con la devaluación y que, en ese caso “habría que ver cuál es la relación entre la devaluación y el aumento”. Horacio Bersten, director del Instituto del usuario y consumidor del Colegio de Abogados, fue más allá en su apreciación y afirmó que estos posibles aumentos violan el artículo 42 de la Constitución nacional, consagrado a la protección de los derechos de consumidores y usuarios por parte de las autoridades. “Lo que genera variación en la tarifa eléctrica es el aumento del gas, que en nuestro país es de producción oligopólica, con un mercado distorsionado, concentrado y hasta diría que “cartelizado”, a los efectos de la fijación de precios en desmedro de los usuarios. De ahí – dijo – la necesidad de que el Estado regule el precio”. Agregó que “bajo el pretexto de los ajustes estacionales, se estaría produciendo una variación de precios de gran magnitud, cuando los ajustes estacionales tienen ligeras variaciones del 2, 3 o 4 por ciento”. Gabriel Stiglitz, también especialista en Derecho del consumidor, coincide con el diagnóstico de inconstitucionalidad que puede tener el probable aumento. “Las autoridades, que deberían velar por la protección de los intereses económicos de los usuarios, autorizan la suba de tarifas, en una clara trasgresión al mandato constitucional”, sostuvo el abogado. ¿Cómo puede plantarse el Estado con las empresas? Las empresas alegan que los costos se elevaron en medio de un proceso recesivo e inflacionario y que la única forma de evitar cortes en el suministro es aumentando la tarifa. A la pregunta de Defiéndase acerca de cuál debe ser la postura del Estado frente a las exigencias de las prestadoras de servicios, Stiglitz aseguró que se trata de “una decisión política”. Y dijo que “al igual que el gobierno se planta ante millones de argentinos con una decisión de no aumentar los salarios, también debe tener la misma energía para frenar los de tarifas, sobre todo con las ganancias que tuvieron las empresas de servicios durante todos estos años”. ¿Puedo defenderme de un aumento abusivo? Sí. El ciudadano puede, a través de un reclamo individual o de la presentación por medio de asociaciones de consumidores, presentar una acción de amparo ante el fuero en lo contencioso administrativo. Lo ideal es que el amparo sea presentado por la Defensoría del Pueblo para que dicha medida favorezca al conjunto de los ciudadanos. ¿Puedo presentar la demanda antes del aumento? No hay nada que impida los recursos de amparo preventivos a modo de defensa ante un eventual aumento. Pero es difícil que un juez se expida sobre una medida aún no instrumentada, que se torna abstracta si no se lleva adelante. “La excepción estaría – señaló Binstein – en caso de acordarse un aumento de una dimensión tal que exista algún peligro en la demora”, para lo cual el amparo constituye una rápida solución precautoria.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Aumentos de luz y gas con el disfraz de “estacionales”

El gobierno está a punto de ceder a la presión de las empresas de servicios públicos y permitir una suba de entre el 15 y 20% en las tarifas de gas y electricidad, que arrastrarían luego los aumentos en las demás compañías. ¿Puedo evitar otro asalto a mi bolsillo?

Aumentos de luz y gas <celeste>con el disfraz de “estacionales”
El aumento en el gas y la electricidad es casi un hecho. Sólo que en el gobierno decidieron demorarlo unos días por miedo a la reacción de la gente. Mientras los entes reguladores esperan la resolución de la Secretaría de Energía para evaluar la suba de las tarifas, la polémica por estos aumentos ya está instalada, porque la ley de emergencia pública prohíbe las indexaciones que ahora el gobierno autoriza. La fecha para el incremento de la tarifa de gas en un 20% y de la luz en cerca del 15%, estaba prevista para el 1º de mayo. Como la bronca de la gente no se haría esperar, el gobierno intentó primero disfrazar el aumento de “estacional” y luego consideró prudente postergarlo por unos días, para evitar otro cacerolazo acusador. El ente regulador del gas, ENARGAS, postergó 30 días la audiencia pública prevista para el 30 de abril. No quieren aventurar acerca de cuánto será el aumento, a la espera de que las distribuidoras presenten el cuadro tarifario estimado para el próximo período. Pero podría llegar al 20%. En el ENRE, organismo regulador de la electricidad, aguardan la demorada resolución del Ministerio de Energía para decidir sobre el aumento. Reconocieron a Defiéndase que rondaría el 15% y que tiene más incidencia en este incremento el avance de la inflación que el proclamado ajuste estacional. La suba sería mucho mayor – aseguran – si no fuera porque el dinero del Fondo Compensador se va a utilizar para subsidiar la importación de fueloil, utilizado por las empresas eléctricas en reemplazo del gas, más escaso en invierno. Los anunciados aumentos se dan de patadas con la prohibición que la Ley 25561, de emergencia económica, hace acerca de las indexaciones en las tarifas de bienes, obras o servicios. El artículo 10 de la citada ley, publicada el 6 de enero y con vigencia hasta el 10 de diciembre de 2003, mantiene derogadas las normas que autorizan cualquier clase de indexación. Con lo cual el gobierno discurre una vez más por la peligrosa línea de la ilegalidad. Defiéndase consultó a especialistas en derechos del consumidor para conocer sus opiniones sobre un aumento que contraría el marco legal y acerca de cuáles son las medidas al alcance de la gente para evitar la suba en las tarifas. ¿Es legal un aumento en las tarifas de servicios? Según el doctor Gabriel Binstein, especialista en Derecho del consumidor, además de faltar a la ley de emergencia, el incremento se contradice con el período de gracia de 180 días previsto en esa norma para que las empresas negocien los reajustes por la devaluación. No lo cree, sin embargo, inconstitucional, porque reconoce que “también es cierto que la relación peso dólar cambió con la devaluación y que, en ese caso “habría que ver cuál es la relación entre la devaluación y el aumento”. Horacio Bersten, director del Instituto del usuario y consumidor del Colegio de Abogados, fue más allá en su apreciación y afirmó que estos posibles aumentos violan el artículo 42 de la Constitución nacional, consagrado a la protección de los derechos de consumidores y usuarios por parte de las autoridades. “Lo que genera variación en la tarifa eléctrica es el aumento del gas, que en nuestro país es de producción oligopólica, con un mercado distorsionado, concentrado y hasta diría que “cartelizado”, a los efectos de la fijación de precios en desmedro de los usuarios. De ahí – dijo – la necesidad de que el Estado regule el precio”. Agregó que “bajo el pretexto de los ajustes estacionales, se estaría produciendo una variación de precios de gran magnitud, cuando los ajustes estacionales tienen ligeras variaciones del 2, 3 o 4 por ciento”. Gabriel Stiglitz, también especialista en Derecho del consumidor, coincide con el diagnóstico de inconstitucionalidad que puede tener el probable aumento. “Las autoridades, que deberían velar por la protección de los intereses económicos de los usuarios, autorizan la suba de tarifas, en una clara trasgresión al mandato constitucional”, sostuvo el abogado. ¿Cómo puede plantarse el Estado con las empresas? Las empresas alegan que los costos se elevaron en medio de un proceso recesivo e inflacionario y que la única forma de evitar cortes en el suministro es aumentando la tarifa. A la pregunta de Defiéndase acerca de cuál debe ser la postura del Estado frente a las exigencias de las prestadoras de servicios, Stiglitz aseguró que se trata de “una decisión política”. Y dijo que “al igual que el gobierno se planta ante millones de argentinos con una decisión de no aumentar los salarios, también debe tener la misma energía para frenar los de tarifas, sobre todo con las ganancias que tuvieron las empresas de servicios durante todos estos años”. ¿Puedo defenderme de un aumento abusivo? Sí. El ciudadano puede, a través de un reclamo individual o de la presentación por medio de asociaciones de consumidores, presentar una acción de amparo ante el fuero en lo contencioso administrativo. Lo ideal es que el amparo sea presentado por la Defensoría del Pueblo para que dicha medida favorezca al conjunto de los ciudadanos. ¿Puedo presentar la demanda antes del aumento? No hay nada que impida los recursos de amparo preventivos a modo de defensa ante un eventual aumento. Pero es difícil que un juez se expida sobre una medida aún no instrumentada, que se torna abstracta si no se lleva adelante. “La excepción estaría – señaló Binstein – en caso de acordarse un aumento de una dimensión tal que exista algún peligro en la demora”, para lo cual el amparo constituye una rápida solución precautoria.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.