Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Jueves 11 de Agosto de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

MARTES 5 DE JULIO DE 2022

¿MALOS TRATOS Y ABUSO? HABLAN LAS DENUNCIANTES

El delegado normalizador del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) en la Provincia de Buenos Aires, fue denunciado en varias ocasiones por auxiliares del gremio por cargos de maltrato y abuso sexual.

¿MALOS TRATOS Y ABUSO? 
HABLAN LAS DENUNCIANTES

 

 

Una de las últimas denuncias hacia el acusado fue la de Pamela Bulacio, una docente que cumplía funciones en SOEME, quien lo denunció en la Fiscalía de la Mujer de la Ciudad de Buenos Aires, exposición que luego reincidió en la Fiscalía Criminal y Correccional n° 11.

Bulacio nos contó que el denunciado le hacía pasar situaciones incomodas durante las reuniones, motivo por el cual ella decidió comenzar a vestirse de forma diferente, ya que llegó a pensar que era su culpa, por ir vestida con ropa provocativa al sindicato.

El 10 de agosto del año pasado en los preparativos para el día del niño la situación se tornó rara, ella estaba en la sede del SOEME central con algunas de sus compañeras voluntarias para la ocasión especial, armando cajas con juguetes para los hijos de los afiliados. Mientras ellas trabajaban, el delegado estaba teniendo una videoconferencia con políticos importantes y bajo de su oficina gritando muy enojado porque estaban haciendo mucho barullo y él no se podía concentrar en lo que estaba haciendo.

Al rato bajo nuevamente de su despacho y la llamó solamente a la denunciante para que vaya a hablar con él, Pamela nos cuenta que apenas llega a solas al lugar, él hizo un movimiento con su mano para que se siente a su lado en el sillón, le pareció raro pero por la situación COVID-19 ella decidió quedarse sentada enfrente para mantener la distancia.

El delegado estaba de piernas cruzadas tocándose sus partes íntimas, ella pensó que se estaba ajustando la ropa, pero sin dudarlo más al verlo constantemente con las manos ahí, comenzó a sentirse incómoda. El la llamó para consultarle si tuvo algún problema con sus compañeras porque estaban gritando, a lo que la mujer le respondió que no, ya que estaban hablando y riendo mientras preparaban las cajas, el le replica que ella se destacaba del resto y que estaba para mucho más, se le insinuó, diciendo si respondía y le hacía caso en todo lo que él decía iba tener otros beneficios, como acompañarlo a realizar su trabajo de recorrer todas las filiales de la Provincia de Buenos Aires.

Pamela seguía sintiéndose incomoda, entonces decidió levantarse para ponerle fin a la conversación, para continuar con los juguetes. El la agarró de la cintura y la llevó hacia él, ahí fue cuando ella notó que el delegado estaba teniendo una erección. Se le acercó a saludarla con un beso en la mejilla y ella se alejó para que no llegué a más, todo esto ocurría mientras la mujer estaba utilizando su barbijo, salió de ahí agarro sus cosas y se fue de la sede muy angustiada.

Pidió una reunión con interventor del sindicato y le contó lo que había pasado, pero no le creyó, y dijo que era todo un mal entendido, una sensación de su parte, también agrego que debía aprender a trabajar con él ya que era su mano derecha, y que no diga nada, porque si llegaba a hacerlo, corría riesgo su puesto de trabajo.

Pasó el tiempo y el denunciado se dio cuenta que Bulacio no estaba interesada en trabajar con él por los beneficios que le podía llegar a dar, le daba asco estar con él. El normalizador quedó resentido porque su compañera lo rechazó y empezó a hostigarla en el plano laboral, tenía una actitud irrespetuosa, empezó a desconsidérala, hablaba mal de ella a sus compañeros, no la convocaba a las reuniones, y no la dejaba opinar, así fue como comenzó a quitarle su lugar.

Pamela se quedó callada por mucho tiempo por miedo a que la echaran de su puesto, siguió realizando su trabajo sin derecho a opinión, le negaban que se junte con sus compañeras porque su equipo tenía miedo que hablara demás. Cuando se enteró que otras colegas estaban pasando por situaciones parecidas y no se atrevían a hablar por las represalias que ella también estaba transitando, decidió radicar la denuncia, tal como le habían asegurado la dejaron sin trabajo por contar el infierno que vivió adentro del SOEME.

El juez haciéndose eco del dictamen del Fiscal interviniente ordenó se les reciba declaración indagatoria a los imputados citándolos para audiencia el próximo 13 de julio a las 11.30, a través de una video llamada.  

 

HABLAN LAS DENUNCIANTES: https://youtu.be/_NUGLClQRcg


Este artículo fue publicado el día MARTES 5 DE JULIO DE 2022 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

¿MALOS TRATOS Y ABUSO? HABLAN LAS DENUNCIANTES

El delegado normalizador del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) en la Provincia de Buenos Aires, fue denunciado en varias ocasiones por auxiliares del gremio por cargos de maltrato y abuso sexual.

¿MALOS TRATOS Y ABUSO? 
HABLAN LAS DENUNCIANTES

 

 

Una de las últimas denuncias hacia el acusado fue la de Pamela Bulacio, una docente que cumplía funciones en SOEME, quien lo denunció en la Fiscalía de la Mujer de la Ciudad de Buenos Aires, exposición que luego reincidió en la Fiscalía Criminal y Correccional n° 11.

Bulacio nos contó que el denunciado le hacía pasar situaciones incomodas durante las reuniones, motivo por el cual ella decidió comenzar a vestirse de forma diferente, ya que llegó a pensar que era su culpa, por ir vestida con ropa provocativa al sindicato.

El 10 de agosto del año pasado en los preparativos para el día del niño la situación se tornó rara, ella estaba en la sede del SOEME central con algunas de sus compañeras voluntarias para la ocasión especial, armando cajas con juguetes para los hijos de los afiliados. Mientras ellas trabajaban, el delegado estaba teniendo una videoconferencia con políticos importantes y bajo de su oficina gritando muy enojado porque estaban haciendo mucho barullo y él no se podía concentrar en lo que estaba haciendo.

Al rato bajo nuevamente de su despacho y la llamó solamente a la denunciante para que vaya a hablar con él, Pamela nos cuenta que apenas llega a solas al lugar, él hizo un movimiento con su mano para que se siente a su lado en el sillón, le pareció raro pero por la situación COVID-19 ella decidió quedarse sentada enfrente para mantener la distancia.

El delegado estaba de piernas cruzadas tocándose sus partes íntimas, ella pensó que se estaba ajustando la ropa, pero sin dudarlo más al verlo constantemente con las manos ahí, comenzó a sentirse incómoda. El la llamó para consultarle si tuvo algún problema con sus compañeras porque estaban gritando, a lo que la mujer le respondió que no, ya que estaban hablando y riendo mientras preparaban las cajas, el le replica que ella se destacaba del resto y que estaba para mucho más, se le insinuó, diciendo si respondía y le hacía caso en todo lo que él decía iba tener otros beneficios, como acompañarlo a realizar su trabajo de recorrer todas las filiales de la Provincia de Buenos Aires.

Pamela seguía sintiéndose incomoda, entonces decidió levantarse para ponerle fin a la conversación, para continuar con los juguetes. El la agarró de la cintura y la llevó hacia él, ahí fue cuando ella notó que el delegado estaba teniendo una erección. Se le acercó a saludarla con un beso en la mejilla y ella se alejó para que no llegué a más, todo esto ocurría mientras la mujer estaba utilizando su barbijo, salió de ahí agarro sus cosas y se fue de la sede muy angustiada.

Pidió una reunión con interventor del sindicato y le contó lo que había pasado, pero no le creyó, y dijo que era todo un mal entendido, una sensación de su parte, también agrego que debía aprender a trabajar con él ya que era su mano derecha, y que no diga nada, porque si llegaba a hacerlo, corría riesgo su puesto de trabajo.

Pasó el tiempo y el denunciado se dio cuenta que Bulacio no estaba interesada en trabajar con él por los beneficios que le podía llegar a dar, le daba asco estar con él. El normalizador quedó resentido porque su compañera lo rechazó y empezó a hostigarla en el plano laboral, tenía una actitud irrespetuosa, empezó a desconsidérala, hablaba mal de ella a sus compañeros, no la convocaba a las reuniones, y no la dejaba opinar, así fue como comenzó a quitarle su lugar.

Pamela se quedó callada por mucho tiempo por miedo a que la echaran de su puesto, siguió realizando su trabajo sin derecho a opinión, le negaban que se junte con sus compañeras porque su equipo tenía miedo que hablara demás. Cuando se enteró que otras colegas estaban pasando por situaciones parecidas y no se atrevían a hablar por las represalias que ella también estaba transitando, decidió radicar la denuncia, tal como le habían asegurado la dejaron sin trabajo por contar el infierno que vivió adentro del SOEME.

El juez haciéndose eco del dictamen del Fiscal interviniente ordenó se les reciba declaración indagatoria a los imputados citándolos para audiencia el próximo 13 de julio a las 11.30, a través de una video llamada.  

 

HABLAN LAS DENUNCIANTES: https://youtu.be/_NUGLClQRcg


Este artículo fue publicado el día MARTES 5 DE JULIO DE 2022 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.