Ingrese Texto

Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Jueves 27 de Enero de 2022

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014

¿Cuándo los servicios públicos no pueden cortarse?

El suministro de los servicios públicos domiciliarios se ha convertido hoy en día en esencial para la vida, salud y dignidad de las personas. Su corte por falta de pago es ilegal, si con ello se pone en peligro la subsistencia del usuario. Ante una situación de emergencia, ¿cómo puedo reclamar la reanudación del servicio?

Los servicios públicos domésticos de agua, electricidad, gas y teléfono, son mucho más que comodidades propias de la vida moderna: son necesidades básicas que el Estado debe procurar para garantizar el bienestar general de los usuarios y consumidores. La protección de estos derechos está prevista por el artículo 42 de la Constitución Nacional y por distintos tratados internacionales incorporados a ella. En el caso del agua corriente se nota con mayor claridad la indiscutible necesidad de no interrumpir su suministro, debido a su carácter vital para resguardar la salud y la higiene de las personas y evitar así la propagación de enfermedades. Pero no sólo de agua vive el hombre: también revisten este carácter de indispensables en la vida moderna la provisión de los servicios de gas y energía eléctrica, y hasta de teléfono. “Los servicios públicos integran la categoría de contratos necesarios. Hoy día nadie puede concebir la vida sin ellos, porque su ausencia estaría privando al ciudadano de su derecho a una buena calidad de vida”, afirmó a Defiéndase la abogada en Derecho del consumidor Graciela Lovece. Es sabido que el contrato con estas empresas se funda en el suministro del servicio a cambio pago de una tarifa. No obstante: “cuando pueda acreditarse un estado de necesidad, el atraso en las cuotas o la imposibilidad de pago no pueden derivar en el corte del servicio, dado que se estaría incurriendo en un daño mayor para la persona que aquel que le ocasiona a la empresa la falta de pago”, explicó la letrada. Para evitar suspicacias, conviene aclarar que esto no significa que cualquier ciudadano pueda dejar de abonar el servicio sin un motivo que lo justifique y exigir la continuidad del suministro alegando garantías constitucionales. “Todo va a depender de cuál sea la causa de la mora, sólo atendible por razones concretas y verificables de tipo humanitario”, aclaró Lovece. ¿El teléfono puede considerarse esencial? Además de ser un bien tutelado por nuestra Constitución dentro de los llamados derechos fundamentales, el mantenimiento del servicio telefónico en ciertos casos se vuelve imprescindible para permitir el normal desarrollo de varios hogares. “La Defensoría (del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires) ha venido sosteniendo que el servicio telefónico es visto como un servicio esencial e insustituible en casos puntuales de importancia y gravedad indiscutibles”, expresó a Defiéndase el Defensor del Pueblo interino Alejandro Nató. Agregó al respecto que “se pretende cuidar los derechos del usuario, víctima de las empresas que el mercado deshumanizó”. La Defensoría porteña intercedió en varias oportunidades en que los usuarios con necesidades solicitaron a las prestatarias la restitución del servicio, interrumpido por atraso o falta de pago. Fue así como requirió en agosto de 2002 a la empresa Telecom S.A. que atienda el pedido de reducción de tarifa hecho por una mujer con un hijo discapacitado. “Aquí la compañía no podía desechar el reclamo de la señora, porque ella no estaba ni siquiera pidiendo la gratuidad del servicio, sino una rebaja en la tarifa que le permita poder afrontar el pago, debido a los gastos adicionales que tenía para atender la salud de su hijo”, dijo Nató. Para garantizar la provisión de energía eléctrica se interpusieron actuaciones similares. Otra mamá con un hijo con discapacidad severa solicitó por intermedio de esta Defensoría la reanudación del servicio, debido a la extrema gravedad de su situación y cuya tarifa no puede abonar por falta de recursos económicos. En igual sentido, se intimó a la compañía Metrogas a la reconexión del servicio del gas natural “bajo apercibimiento de las acciones civiles y penales que este organismo en cumplimiento de sus funciones podrá incoar”. También a la Justicia llegaron este tipo de planteos de individuos o barrios enteros en condiciones de vulnerabilidad. Por ejemplo, la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Mar del Plata, Sala II, ordenó en marzo de 2003 el mantenimiento del servicio de agua corriente a empresa Obras Sanitarias Mar del Plata Sociedad del Estado (OSSE), para abastecer al barrio “Autódromo” de dicha ciudad. Recursos análogos se interpusieron en los distintos fueros para obtener la permanencia del servicio argumentando el peligro en la demora. ¿Cómo y dónde debo hacer el pedido? Si por falta de pago sobreviene el corte del suministro, la persona damnificada puede explicar su situación y solicitar la excepción en los siguientes lugares: a) la empresa prestataria del servicio b) los entes reguladores de los servicios públicos c) en las Defensorías del Pueblo d) en la Justicia Para situaciones de emergencia, la vía judicial a través de una medida cautelar es la más rápida de todas, a los fines de asegurar la provisión del servicio de inmediato. La acción puede presentarse en el fuero civil (por tratarse de un contrato entre particulares) y en el contencioso administrativo (debido a la injerencia del Estado en la regulación de estos servicios y su responsabilidad ineludible para garantizar una calidad de vida digna a los ciudadanos).

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

¿Cuándo los servicios públicos no pueden cortarse?

El suministro de los servicios públicos domiciliarios se ha convertido hoy en día en esencial para la vida, salud y dignidad de las personas. Su corte por falta de pago es ilegal, si con ello se pone en peligro la subsistencia del usuario. Ante una situación de emergencia, ¿cómo puedo reclamar la reanudación del servicio?

<celeste>¿Cuándo los servicios públicos <azul>no pueden cortarse?
Los servicios públicos domésticos de agua, electricidad, gas y teléfono, son mucho más que comodidades propias de la vida moderna: son necesidades básicas que el Estado debe procurar para garantizar el bienestar general de los usuarios y consumidores. La protección de estos derechos está prevista por el artículo 42 de la Constitución Nacional y por distintos tratados internacionales incorporados a ella. En el caso del agua corriente se nota con mayor claridad la indiscutible necesidad de no interrumpir su suministro, debido a su carácter vital para resguardar la salud y la higiene de las personas y evitar así la propagación de enfermedades. Pero no sólo de agua vive el hombre: también revisten este carácter de indispensables en la vida moderna la provisión de los servicios de gas y energía eléctrica, y hasta de teléfono. “Los servicios públicos integran la categoría de contratos necesarios. Hoy día nadie puede concebir la vida sin ellos, porque su ausencia estaría privando al ciudadano de su derecho a una buena calidad de vida”, afirmó a Defiéndase la abogada en Derecho del consumidor Graciela Lovece. Es sabido que el contrato con estas empresas se funda en el suministro del servicio a cambio pago de una tarifa. No obstante: “cuando pueda acreditarse un estado de necesidad, el atraso en las cuotas o la imposibilidad de pago no pueden derivar en el corte del servicio, dado que se estaría incurriendo en un daño mayor para la persona que aquel que le ocasiona a la empresa la falta de pago”, explicó la letrada. Para evitar suspicacias, conviene aclarar que esto no significa que cualquier ciudadano pueda dejar de abonar el servicio sin un motivo que lo justifique y exigir la continuidad del suministro alegando garantías constitucionales. “Todo va a depender de cuál sea la causa de la mora, sólo atendible por razones concretas y verificables de tipo humanitario”, aclaró Lovece. ¿El teléfono puede considerarse esencial? Además de ser un bien tutelado por nuestra Constitución dentro de los llamados derechos fundamentales, el mantenimiento del servicio telefónico en ciertos casos se vuelve imprescindible para permitir el normal desarrollo de varios hogares. “La Defensoría (del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires) ha venido sosteniendo que el servicio telefónico es visto como un servicio esencial e insustituible en casos puntuales de importancia y gravedad indiscutibles”, expresó a Defiéndase el Defensor del Pueblo interino Alejandro Nató. Agregó al respecto que “se pretende cuidar los derechos del usuario, víctima de las empresas que el mercado deshumanizó”. La Defensoría porteña intercedió en varias oportunidades en que los usuarios con necesidades solicitaron a las prestatarias la restitución del servicio, interrumpido por atraso o falta de pago. Fue así como requirió en agosto de 2002 a la empresa Telecom S.A. que atienda el pedido de reducción de tarifa hecho por una mujer con un hijo discapacitado. “Aquí la compañía no podía desechar el reclamo de la señora, porque ella no estaba ni siquiera pidiendo la gratuidad del servicio, sino una rebaja en la tarifa que le permita poder afrontar el pago, debido a los gastos adicionales que tenía para atender la salud de su hijo”, dijo Nató. Para garantizar la provisión de energía eléctrica se interpusieron actuaciones similares. Otra mamá con un hijo con discapacidad severa solicitó por intermedio de esta Defensoría la reanudación del servicio, debido a la extrema gravedad de su situación y cuya tarifa no puede abonar por falta de recursos económicos. En igual sentido, se intimó a la compañía Metrogas a la reconexión del servicio del gas natural “bajo apercibimiento de las acciones civiles y penales que este organismo en cumplimiento de sus funciones podrá incoar”. También a la Justicia llegaron este tipo de planteos de individuos o barrios enteros en condiciones de vulnerabilidad. Por ejemplo, la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Mar del Plata, Sala II, ordenó en marzo de 2003 el mantenimiento del servicio de agua corriente a empresa Obras Sanitarias Mar del Plata Sociedad del Estado (OSSE), para abastecer al barrio “Autódromo” de dicha ciudad. Recursos análogos se interpusieron en los distintos fueros para obtener la permanencia del servicio argumentando el peligro en la demora. ¿Cómo y dónde debo hacer el pedido? Si por falta de pago sobreviene el corte del suministro, la persona damnificada puede explicar su situación y solicitar la excepción en los siguientes lugares: a) la empresa prestataria del servicio b) los entes reguladores de los servicios públicos c) en las Defensorías del Pueblo d) en la Justicia Para situaciones de emergencia, la vía judicial a través de una medida cautelar es la más rápida de todas, a los fines de asegurar la provisión del servicio de inmediato. La acción puede presentarse en el fuero civil (por tratarse de un contrato entre particulares) y en el contencioso administrativo (debido a la injerencia del Estado en la regulación de estos servicios y su responsabilidad ineludible para garantizar una calidad de vida digna a los ciudadanos).

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.