Jueves 24 de Abril de 2014
Buscar    Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter  
Principal Informarse Servicio Secciones Registrate Quiénes Somos Contacto
 
En la tenencia de los hijos, ¿papá es igual a mamá?

Para obtener la tenencia de los hijos, los hombres sienten que pierden frente al deseo de las madres de conservarlos a su lado. Si bien la ley prevé que los chicos deben permanecer con ellas hasta los 5 años y de ahí en más el juez otorga la tenencia al más idóneo, en la práctica es muy difícil que el fiel de la balanza se incline en favor del hombre.


“En la mayoría de los casos, los jueces suelen entregar la tenencia a la madre dejando al padre relegado a un régimen de visitas inútil que no alcanza para tener un buen contacto con los hijos, como en una perinola en la que el que tiene la tenencia toma todo”. En el dolor de este padre se resume el de muchos otros que sienten que por ser hombres están condenados a sufrir un trato desigual de parte de los jueces de familia cuando reclaman por la tenencia de sus hijos.

No es que uno de los padres los quiera menos que el otro, pero con frecuencia sucede que los menores son el pretexto ideal de los adultos para cobrarse venganza por las ilusiones desechas después de casados. No suelen darse cuenta que en ese tira y afloja los que más sufren son “esos locos bajitos” a quienes, como dice Serrat, “les vamos transmitiendo nuestras frustraciones, con la leche templada y en cada canción”.

En cuanto al otorgamiento de la tenencia de los hijos a uno de los padres, los especialistas reconocen la tendencia marcada de los jueces a entregarlos mayormente a la madre, aún cuando el padre esté en iguales condiciones de cuidar al hijo.

´Abogado“Si bien es cierto que hay jueces partidarios de dar la tenencia compartida, casi siempre las mujeres consiguen mantener el cuidado de sus hijos, porque algunos magistrados conservan el prejuicio de que el hombre es el único proveedor de recursos y la mujer dispone de más tiempo para estar con sus hijos, pero eso es una estupidez porque hace tiempo que dejó de ser así y la mujer ahora trabaja fuera del hogar a la par del hombre”, señaló la abogada de familia Adriana Miani.

José María Bouza, es presidente de APADESHI, una asociación que agrupa a padres que han sido alejados de sus hijos. “En nuestra experiencia - dice Bouza - si los jueces ponen los límites a tiempo e impiden que la situación se desborde, la tenencia compartida es posible y los chicos tranquilamente pueden tener su lugar en cada casa. Pero muchas veces son los mismos jueces los que dejan que la idea de tenencia compartida se caiga, sobre todo cuando uno de los padres se opone a ceder al reclamo del otro. Es ahí cuando surgen los problemas más graves, porque si en una casa el chico es visitante y en otra tiene que vivir, nunca se va a sentir parte del hogar que usa como visita”, sostuvo Bouza.

¿Qué dice la Ley sobre la tenencia?
Según la Ley 23.515, de divorcio vincular, incorporada al Código Civil, los menores de 5 años “quedarán a cargo de la madre, salvo causas graves que afecten el interés del menor”. En este punto de la norma lo jurídico está influido por el componente psicológico, determinado por el vínculo materno irremplazable durante el período de lactancia y la posterior formación de la personalidad que los especialistas califican como decisiva en los primeros años de la vida de una persona.

El mismo artículo de esta ley, el 206, establece que para los mayores de esa edad, “a falta de un acuerdo entre los cónyuges, quedarán a cargo de aquel a quien el juez considere más idóneo”. Miani explicó que revertir la tenencia pasado ese período no es nada sencillo para un padre. “Después de estar los 5 primeros años con la madre, algunos jueces ven con mejores ojos preservar el statu quo reinante y, para comodidad del menor, no modificar la condición de la tenencia”, afirmó la especialista.

No obstante, a diferencia de otras ramas del Derecho, en cuestiones de familia nada es tajante y definitivo y aquello que en una circunstancia se da como un hecho, al otro día es pasible de modificación. “Cada caso merece un análisis particular, porque aquí están en juego los sentimientos de las personas”, sostuvo Elsa Freijo, abogada mediadora en temas de familia. La especialista señaló que pasados los 5 años de tenencia materna, “interviene un grupo interdisciplinario que evaluará qué es lo mejor para el chico, puesto que es raro que la resolución de un juez se haga sin consultar al equipo de especialistas”.

Freijo dijo también que existe un avance en la legislación tendiente a contemplar como la solución menos traumática para los menores el principio flexible de la tenencia compartida y que “se está promoviendo el derecho de comunicación, que trasciende el estricto régimen de visitas de dos o tres veces por semana y propone un acercamiento y una intervención mayor del padre en los asuntos del hijo, como por ejemplo, llevarlos al colegio, al médico, de vacaciones o irlos a buscar a la casa de un amiguito”.

¿Puede mi ex negarme ver a mi hijo?
Como poder puede, y de hecho muchas veces sucede así para cobrarse la deuda de alguna herida pasada. Pero para exigir el cumplimiento del régimen de visitas, el padre no conviviente puede demandar penalmente a la parte incumplidora invocando la ley 24.270, según la cual se sanciona “con prisión de un mes a un año el padre o tercero que, ilegalmente, impidiere u obstruyere el contacto de menores de edad con sus padres no convivientes”. Igual pena le cabe al padre que para evitar el contacto del niño de quien no tiene la tenencia, se mudara de domicilio sin autorización judicial.

¿El chico puede decidir con cuál de sus papás quiere vivir?
Sí. La Convención de los Derechos del Niño produjo un giro en la categorización del menor al elevarlo de objeto a sujeto de derecho. De este modo, el menor tiene voz propia a través de la intervención de un letrado que se encargará de defender sus derechos, independientemente del reclamo que pudieran hacer los padres por medio de sus abogados.

¿Dónde se atienden los derechos de los menores?
Tanto ellos como acompañados de un tercero pueden recurrir a las defensorías de menores que funcionan en los Centros de Gestión y Participación de la Ciudad de Buenos Aires (CGP). También los colegios de abogados o departamentos judiciales de provincia cuentan con equipos de asesores que ayudan en la resolución de temas vinculados con el régimen de visitas o la cuota de alimentos.


Recomendá esta Nota
     




 

© 2002 - All Rights Reserved
info@defiendase.com | www.defiendase.com
Powered by InversionesDigitales.com