Martes 22 de Julio de 2014
Buscar    Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter  
Principal Informarse Servicio Secciones Registrate Quiénes Somos Contacto
 
Sexualidad segura

El DIU es conocido por ser un método anticonceptivo seguro y cómodo. Pero la mala colocación, la falta de control periódico o un mal diagnóstico pueden favorecer la entrada de gérmenes y provocar desde infecciones hasta la muerte. ¿Cuándo es responsable la paciente y cuándo el médico?


El dispositivo intrauterino (DIU), conocido también con el nombre de ?espiral?, figura en la lista de preferencias de muchas parejas que dejaron para otro momento las corridas por pañales y biberones, por tratarse de un método económico, seguro y eficaz y por tener una vida útil promedio de entre 3 a 5 años.

Pero lo que las mujeres que adoptan este método para evitar quedar embarazadas a veces ignoran, es que el DIU tiene sus riesgos y merece de un cuidado especial por parte del paciente y el médico.
El DIU es un aparatito plástico en forma de T con un hilo de cobre enrollado en su interior, que el ginecólogo coloca en el útero guiando su vista con un espéculo y el objeto con una pinza. Una vez instalado en el fondo del útero, se procede a cortar los hilitos sobrantes. Por lo general se coloca durante el período menstrual.

Los primeros problemas con el DIU surgieron por los años 80 en los Estados Unidos, donde hubo una avalancha de juicios de mujeres a las que un modelo de DIU provocó infecciones y en algunos casos, la muerte. Esto era así porque el hilo de ese DIU era distinto al de ahora y su composición material favorecía la entrada de gérmenes al útero.

Este antecedente hizo que los médicos norteamericanos buscaran cubrirse de posibles acciones legales en su contra. A partir de entonces, para autorizar la colocación del dispositivo por un médico, la mujer debe firmar antes un protocolo en el cual se la previene sobre los efectos adversos por culpa de la falta de exámenes previos y de un riguroso control posterior a su colocación. La paciente consiente al médico de que ?ha firmado este folleto en mi presencia después de darle mi asesoramiento y de responder a todas sus preguntas?.

En nuestro país esto no se hace, primero porque respecto del DIU no hay una ley que lo avale para su colocación, pero sobre todo, porque por razones culturales, la relación médico-paciente es más cercana y perdurable de la que existe en los Estados Unidos.

Respecto de las reacciones adversas que puede causar la mala colocación o un diagnóstico indebido se pueden contar: septicemia, infertilidad, aborto espontáneo, enfermedad inflamatoria pelviana, embarazos ectópicos (se forman fuera del útero), shock séptico, etc., llevando algunos casos a la muerte del paciente.
Sin embargo, estas consecuencias no deseadas ocurren sólo cuando no se toman los recaudos capaces de evitarlas. ?Si me preguntás si el DIU produce embarazos ectópicos o infecciones, tengo que decirte que en realidad no las produce, pero sí las puede llegar a favorecer si tenés una paciente que no es la adecuada para su utilización o si, como médico, no le explicás qué problemas puede tener si se pone un DIU?, señaló a Defiéndase la ginecóloga infanto juvenil Alejandra Giurgiovich, médica del programa de adolescentes del Hospital de Clínicas.

No obstante, el DIU es relativamente inocuo si se mantiene un control riguroso y se coloca en la forma correcta. ?En los Estados Unidos también hubo muchas mujeres con infecciones pelvianas por usar mal el tampón, porque se lo dejaban puesto 24 o 48 horas. Pero no por esto vamos a desaconsejar su uso?, afirmó la ginecóloga.

Pero es innegable que los riesgos por falta de control del paciente o de una colocación indebida se potencian con el DIU, por las características propias del dispositivo, puesto que actúa como un cuerpo extraño en el útero y puede propiciar la aparición de infecciones. ?Con el DIU ? dijo la ginecóloga ? como el hilo sale del útero a la vagina, este orificio cervical interno queda los 365 días del año abierto, y si la mujer tiene gérmenes en la vagina estos entran al útero, que tiene una conexión muy fácil con la cavidad abdominal, que son las trompas?, explicó Giurgiovich.

De todas maneras, la ginecóloga aclaró que, si bien los efectos no deseados del DIU existen, ?constituyen una población muy pequeña frente a la cantidad de mujeres que lo usan sin ningún inconveniente?.

¿Cómo se logran evitar las infecciones por el uso del DIU?
Por obvio que pueda parecer, no es menos importante destacar que el DIU sólo sirve para evitar el embarazo, pero no puede hacer nada para detener la transmisión de enfermedades de tipo sexual, algo que sólo puede hacer el preservativo. De ahí la necesidad del uso de los dos métodos en forma simultánea.

Respecto del DIU, si la paciente hace caso a las recomendaciones de su ginecólogo, no hay por qué tenerle miedo al uso de este método anticonceptivo. Entre los recaudos a tomar lo más importante es:

  • que la paciente conozca los beneficios y las contraindicaciones del DIU.
  • que sepa reconocer las señales de alarma.
  • que tenga hechos papanicolao, colposcopía, ecografía y un cultivo de flujo.
  • que concurra a la semana de colocado y luego cada 6 meses.
No es obligatorio colocar el dispositivo durante el período menstrual. Pero suele hacerse entre los 4 y 7 días de la menstruación porque a) el orificio del cuello del útero está más abierto, b) se tiene la certeza de que la paciente no está embarazada.
Por tratarse de un cuerpo extraño, conviene que en las 72 horas previas a la colocación, extracción o recambio del DIU, el médico suministre antibióticos a su paciente para prevenir infecciones. En los Estados Unidos se hace, aquí no.

Cabe señalar que el DIU no puede autocolocarse. Este trabajo sólo puede hacerlo el ginecólogo.

¿Cuáles son las señales de alarma a tener en cuenta?
Frente a complicaciones con el DIU, la mujer sufre distintos síntomas que le servirán de alerta y le permitirán reaccionar a tiempo y acudir cuánto antes al médico o al hospital:

  • pérdidas abundantes. Cabe aclarar que, de todos modos, el DIU aumenta el sangrado y el tiempo menstrual
  • dolores abdominales no habituales o inflamación
  • fiebre
  • flujo con feo olor
  • dolor en las relaciones sexuales
  • molestias posteriores a la colocación del espiral
¿A qué mujeres se desaconseja colocar el DIU?
Esta decisión la evaluará el médico y dependerá de las características de cada paciente. En términos generales, no conviene el uso del DIU en mujeres con:

  • parejas inestables, porque son proclives a tener infecciones de transmisión sexual
  • mujeres muy jóvenes
  • hemorragias fuertes
  • infecciones previas a la colocación
  • anemia. Porque el DIU aumenta el sangrado
  • problemas de coagulación: por ejemplo, en personas diabéticas.
¿Cuándo es responsable el médico?
El ginecólogo tiene la gran responsabilidad de proponer este método anticonceptivo a pacientes que no posean ninguna contraindicación previa a su uso y que además sepan que esa mujer va a tener la constancia de regresar a realizarse chequeos periódicos o de hacer una consulta en caso de advertir alguna complicación.

También le caben las responsabilidades propias de la colocación. Por ejemplo, si se coloca mal el DIU puede perforar el útero y pasar al abdomen o quedar incrustado en la pared uterina.

´AbogadoFrente a una mala praxis médica, la paciente afectada puede demandar a su médico en una acción civil por daños y perjuicios. También, ?como en todo hecho culposo, cabe la posibilidad de iniciar un juicio penal por lesiones culposas u homicidio culposo, según los casos?, afirmó el abogado civilista Raúl Bednarz.

Al igual que en cualquier demanda judicial, no basta con una acusación liviana y hará falta corroborar que existió imprudencia, negligencia o impericia de parte del profesional.

Esto se probará a partir de la evaluación que haga el cuerpo de médicos forenses de la Justicia, el cual dará a los fiscales los elementos necesarios para la instrucción de la causa y que finalizará luego con la decisión del juez. ?Este límite que determina la responsabilidad penal del profesional es muy delicado, porque hay que diferenciar entre un temblor de mano y una acción deliberada de causar un daño a la paciente. Y una condena por mala praxis tiene penas muy altas? dijo a Defiéndase el doctor Agustín Biancardi, funcionario del juzgado de instrucción 18 de Lomas de Zamora.




Recomendá esta Nota
     




 

© 2002 - All Rights Reserved
info@defiendase.com | www.defiendase.com
Powered by InversionesDigitales.com