Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Miércoles 12 de Diciembre de 2018

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014
3

Robo en la cochera

Las cocheras en edificios tienen algunas particularidades: no se rigen por el contrato de garaje aplicado a los estacionamientos medidos ni comportan una relación de consumo. De quien sea la cochera será también la responsabilidad frente a un robo. ¿A quién debo reclamar?

Los robos de vehículos, estéreos o elementos de valor en el interior de aquellos no suceden únicamente en la calle; lugares en apariencia seguros, como las cocheras en edificios, pueden ser el escondite ideal para que ladrones infiltrados operen con total tranquilidad.

El caso de Alejandro…

Alejandro salió temprano en la mañana de su departamento y bajó hasta el subsuelo donde guardaba su auto. A punto de entrar, encontró la puerta delantera entreabierta y la cerradura forzada, para confirmar un instante después lo previsible: faltaba el estéreo.

Primero preguntó al encargado si alguien había visto algo, al tiempo que adivinó cuál sería la respuesta que recibiría a cambio; luego trató de averiguar si le tocaba afrontar a él los gastos de cerrajería y la compra de un nuevo equipo de audio o si, en cambio, podía exigirle el reintegro del dinero al dueño de la cochera.

Lo que le pasó a Mariana…

El ladrón entró a la cochera del edificio en bicicleta. Se robó una moto. En su lugar dejó la bici con la que había llegado. Nadie vio nada. Como siempre.

Mariana, la dueña de la motocicleta de 70 cilindradas, la dejó encadenada en la cochera que alquila. Según sus cálculos, entre las 5 y las 7 de la mañana de ese día, alguien ajeno al edificio ingresó en bici por el portón del garaje, cortó con una pinza la cadena antirrobo y se escapó con la moto. En la cochera dejó estacionada la bici que no pudo cargar consigo, y que apareció a los ojos de la inquilina como un irónico premio consuelo.

La mujer se quejó al consorcio, al administrador y al dueño del departamento que alquila junto con la cochera. Protestó a todos por la falta de seguridad en el edificio, donde, dice: “se siguen sin tomar las mínimas medidas de seguridad, la gente es despreocupada y deja día y noche las puertas sin llave”. Quiere saber si la asiste el derecho de reclamar un resarcimiento a los presuntos responsables de cuidar su vehículo, por haber favorecido con su desidia el ingreso de ladrones al edificio.

Si roban mi vehículo de la cochera del edificio, ¿quién se hace cargo?
Quien debe responder es el consorcio. Salvo que ingresen ladrones armados al edificio, aún cuando éste contara con las medidas de seguridad requeridas. Si asi sucediera el robo se puede considerar como un caso de fuerza mayor. Pero si, en cambio, la cerradura del portón de la cochera estaba rota o el sistema eléctrico de cierre funcionaba mal desde hace tiempo, obró allí una actitud negligente del consorcio, por la cual deberá responder indemnizando al eventual perjudicado. Todo estará sujeto a prueba.

Un consejo para el consorcio: contratar un seguro contra robo o incendio a fin de preservarse ante cualquier eventualidad. Porque ante un robo el damnificado irá contra la aseguradora de su auto pero esta compañía luego accionará judicialmente contra el consorcio. 

Hay voces que no están a favor de que una acción judicial llegue a buen puerto. En un fallo de la Sala A de la Càmara nacional de Apelaciones en lo Civil, se establece que cuando se trata de daños ocurridos en el espacio de la unidad destinada a cocheras de propiedad exclusiva de sus titulares es claro que, en principio, a ellos corresponde la obligaciòn de custodia mas allà del deber general de vigilancia que pueda atribuirse al encargado del edificio. Por consiguiente, si las circunstancias son tales que la ocupaciòn de una cochera es consecuencia de tener asignado su uso exclusivo y excluyente, no deberìa generarse la responsabilidad directa del consorcio a quien solo cabrìa achacarle la obligaciòn general de vigilancia del edificio o sus partes comunes conforme a los principios generales de esta materia, consagrados en la ley 13.512 en tanto no existiera alguna otra disposiciòn especìfica en el Reglamento de Copropiedad. De ahì, la improcedencia de la condena a resarcir el daño sufrido por un copropietario en virtud de un acto cometido por un tercero y por causas ajenas a las actividades propias del consorcio porque ellos significarìa imponer a éste una obligación de garantía que la ley no obliga.

Otro fallo, pero de la Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil determinó que la sustracción de un automóvil en un lugar común del edificio en propiedad horizontal, no basta para responsabilizar al consorcio de propietarios, pues esa calidad del lugar del hecho no es por sí sola generadora de obligación de seguridad alguna. Máxime si no se ha previsto en el reglamento de copropiedad o establecido por los órganos del consorcio, obligación accesoria de seguridad o de guarda y vigilancia de ese espacio común a cargo de la administración del consorcio.

Estudio JURIVIS S.C.


Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Robo en la cochera

Las cocheras en edificios tienen algunas particularidades: no se rigen por el contrato de garaje aplicado a los estacionamientos medidos ni comportan una relación de consumo. De quien sea la cochera será también la responsabilidad frente a un robo. ¿A quién debo reclamar?

Robo en la cochera

Los robos de vehículos, estéreos o elementos de valor en el interior de aquellos no suceden únicamente en la calle; lugares en apariencia seguros, como las cocheras en edificios, pueden ser el escondite ideal para que ladrones infiltrados operen con total tranquilidad.

El caso de Alejandro…

Alejandro salió temprano en la mañana de su departamento y bajó hasta el subsuelo donde guardaba su auto. A punto de entrar, encontró la puerta delantera entreabierta y la cerradura forzada, para confirmar un instante después lo previsible: faltaba el estéreo.

Primero preguntó al encargado si alguien había visto algo, al tiempo que adivinó cuál sería la respuesta que recibiría a cambio; luego trató de averiguar si le tocaba afrontar a él los gastos de cerrajería y la compra de un nuevo equipo de audio o si, en cambio, podía exigirle el reintegro del dinero al dueño de la cochera.

Lo que le pasó a Mariana…

El ladrón entró a la cochera del edificio en bicicleta. Se robó una moto. En su lugar dejó la bici con la que había llegado. Nadie vio nada. Como siempre.

Mariana, la dueña de la motocicleta de 70 cilindradas, la dejó encadenada en la cochera que alquila. Según sus cálculos, entre las 5 y las 7 de la mañana de ese día, alguien ajeno al edificio ingresó en bici por el portón del garaje, cortó con una pinza la cadena antirrobo y se escapó con la moto. En la cochera dejó estacionada la bici que no pudo cargar consigo, y que apareció a los ojos de la inquilina como un irónico premio consuelo.

La mujer se quejó al consorcio, al administrador y al dueño del departamento que alquila junto con la cochera. Protestó a todos por la falta de seguridad en el edificio, donde, dice: “se siguen sin tomar las mínimas medidas de seguridad, la gente es despreocupada y deja día y noche las puertas sin llave”. Quiere saber si la asiste el derecho de reclamar un resarcimiento a los presuntos responsables de cuidar su vehículo, por haber favorecido con su desidia el ingreso de ladrones al edificio.

Si roban mi vehículo de la cochera del edificio, ¿quién se hace cargo?
Quien debe responder es el consorcio. Salvo que ingresen ladrones armados al edificio, aún cuando éste contara con las medidas de seguridad requeridas. Si asi sucediera el robo se puede considerar como un caso de fuerza mayor. Pero si, en cambio, la cerradura del portón de la cochera estaba rota o el sistema eléctrico de cierre funcionaba mal desde hace tiempo, obró allí una actitud negligente del consorcio, por la cual deberá responder indemnizando al eventual perjudicado. Todo estará sujeto a prueba.

Un consejo para el consorcio: contratar un seguro contra robo o incendio a fin de preservarse ante cualquier eventualidad. Porque ante un robo el damnificado irá contra la aseguradora de su auto pero esta compañía luego accionará judicialmente contra el consorcio. 

Hay voces que no están a favor de que una acción judicial llegue a buen puerto. En un fallo de la Sala A de la Càmara nacional de Apelaciones en lo Civil, se establece que cuando se trata de daños ocurridos en el espacio de la unidad destinada a cocheras de propiedad exclusiva de sus titulares es claro que, en principio, a ellos corresponde la obligaciòn de custodia mas allà del deber general de vigilancia que pueda atribuirse al encargado del edificio. Por consiguiente, si las circunstancias son tales que la ocupaciòn de una cochera es consecuencia de tener asignado su uso exclusivo y excluyente, no deberìa generarse la responsabilidad directa del consorcio a quien solo cabrìa achacarle la obligaciòn general de vigilancia del edificio o sus partes comunes conforme a los principios generales de esta materia, consagrados en la ley 13.512 en tanto no existiera alguna otra disposiciòn especìfica en el Reglamento de Copropiedad. De ahì, la improcedencia de la condena a resarcir el daño sufrido por un copropietario en virtud de un acto cometido por un tercero y por causas ajenas a las actividades propias del consorcio porque ellos significarìa imponer a éste una obligación de garantía que la ley no obliga.

Otro fallo, pero de la Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil determinó que la sustracción de un automóvil en un lugar común del edificio en propiedad horizontal, no basta para responsabilizar al consorcio de propietarios, pues esa calidad del lugar del hecho no es por sí sola generadora de obligación de seguridad alguna. Máxime si no se ha previsto en el reglamento de copropiedad o establecido por los órganos del consorcio, obligación accesoria de seguridad o de guarda y vigilancia de ese espacio común a cargo de la administración del consorcio.

Estudio JURIVIS S.C.


Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.